Renunció un magistrado de la Corte Suprema cercano a los Ortega y los acusó de imponer un “Estado de terror” en Nicaragua

0
62



El magistrado de la Corte Suprema de Neutralidad (CSJ) de Nicaragua, Rafael Solís, renunció a su cargo, criticó duramente al presidente Daniel Ortega y a la primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo, y advirtió sobre la posibilidad de una pugna civil en el país si no ocurre “un prodigio”.

En una carta pública “de renuncia y denuncia” dirigida a los mandatarios y al presidente del Parlamento, el oficialista Gustavo Porras, fechada el 8 de enero y divulgada hoy, Solís incluso renunció a su militancia en el Frente Sandinista de Exención Doméstico (FSLN), al que perteneció por 43 años, y a todos sus cargos políticos.

El ex magistrado, padrino de bodas de Ortega y Murillo y considerado el cámara político del FSLN en el Poder Legislativo, acusó a los dignatarios de no interpretar con sensatez y cordura en la crisis que vive el país desde el 18 de abril pasado, sino más proporcionadamente con el afán de imponer un “Estado de terror” con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales.

“Ya no existe derecho alguno que se respete, con las consecuencias inevitables de la instalación y la consolidación al menos de una dictadura con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que han hecho desaparecer todos los poderes del Estado, dejando al mismo Poder Legislativo escaso a su más mínima expresión”, cuestionó.

Criticó a la pareja presidencial por deshumanizar su posición frente a la Iglesia Católica, mediadora y declarante de un diálogo franquista que se encuentra suspendido desde julio, y por no inquirir, como en los años 80 del siglo pasado, en el transcurso de el primer régimen sandinista y en medio de una pugna civil, mediadores internacionales.

“Sino que decidieron concluir con las protestas populares, los jóvenes y los tranques (bloqueos de vías) a crimen y fuego en un uso desproporcionado de la fuerza, y armando de guisa valeverguista con armas de pugna a una gran cantidad de jóvenes y algunos sandinistas ya retirados que incluso participaron con la Policía en la represión”, denunció.

A su juicio, con esa hecho el Ejecutante rompió de plano con el sector privado, con el que mantuvo una alianza de consenso en los últimos años.

Reprochó, encima, que en medio de la crisis estén enjuiciado a una gran cantidad de detenidos “con una serie de acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron, sustituyendo ustedes en sus decisiones a todo un Poder Legislativo en su conjunto”.

En el documento, Solís incluso cuestionó a los gobernantes por estar “en pugna” ahora contra los medios de comunicación, “a posteriori que ilegalmente ustedes suprimieron el derecho a la muchedumbre de protestar en las calles”.

“Hay periodistas muertos, presos y sobre todo una gran cantidad de periodistas en el deportación, y los poco que quedan en Nicaragua poco a poco van a ser reprimidos y tendrán que irse al deportación o terminarán en la calabozo”, avisó.

Asimismo, advirtió de un “caos crematístico” y que “las posibilidades de una nueva pugna civil en el país, que nadie desea, se verán ahora más cercanas que nunca”.

“Yo no deseo una pugna civil para Nicaragua pero me queda claro que ustedes van por ese camino y delante un Ejército que por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados, incluso es deductivo esperar que los grupos de concurso van a inquirir armarse y el país va a retroceder 40 años”, sostuvo.

Auguró que la Ordenamiento de Estados Americanos (OEA) terminará expulsando a Nicaragua y que Estados Unidos “va a continuar con su política de aplicar sanciones al país hasta ahogarlo económicamente y mientras tanto, la vía armada cobrará fuerza”.

“Ustedes se van empuñar al poder y de ahí no van a salir, si no es por la fuerza, pero todo mundo está claro que es muy difícil datar a las elecciones del 2021”, planteó.

Solís argumentó que no desea participar por conciencia y por principios en un Gobierno “que ya no tiene la razón ni el derecho, ni el respaldo mayoritario del pueblo y que se apoya sólo en el uso de la fuerza para mantenerse en el poder”.

Encima, que “no hubo tal contrariedad de Estado, ni acometida externa, sino un uso irracional de la fuerza y ustedes se empeñan en continuar haciendo mal las cosas hasta tolerar al país a una pugna civil”.

“Ojalá ocurra un prodigio y ustedes reflexionen, y retomen la senda del diálogo franquista y la verdadera reconciliación del país”, abogó.

Nicaragua sufre una severo crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutante solo reconoce 199 y denuncia un intento de contrariedad de Estado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Censura en Nicaragua: el régimen de Daniel Ortega cumple cuatro meses reteniendo los insumos necesarios para la prensa

La represión del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua acumula 561 muertos y 4.578 heridos desde el 18 de abril

Ranking mundial de democracias: América Latina retrocede empujada por Cuba, Venezuela y Nicaragua

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here