¿Qué indica una gasometría arterial? – Mejor con Lozanía

0
2

[ad_1]

Una gasometría arterial es una prueba diagnóstica cuyo objetivo principal es conocer la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en cepa. Adicionalmente, podemos conocer otros parámetros como el pH (que se corresponde con la descortesía de la cepa).

Los pulmones son quienes regulan los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en cepa. Por otra parte, los riñones regulan el nivel de descortesía. Es por esto que una gasometría arterial puede solicitarse para evaluar distintas condiciones como enfermedades respiratorias o renales.

Asimismo puede proporcionar información acerca del estado metabólico genérico del organismo. La muestra suele tomarse de una arteria, frecuentemente de la arteria radial (en la muñeca).

Títulos normales de gasometría arterial

Como ya se ha explicado, la gasometría arterial evalúa parámetros como el oxígeno, el dióxido de carbono y la descortesía de la cepa.

Parámetros relativos a gases en cepa

El oxígeno (PaO2) se mide en milímetros de mercurio (mmHg). Su valía se corresponde con la presión relativa que ejerce el gas disuelto en el plasma. El nivel frecuente de PaO2 es de 80-100 mmHg. Sin retención, su valía disminuye progresivamente con la años.

Otro parámetro relativo al oxígeno es el contenido de O2. Este se corresponde con el oxígeno total que contiene la cepa. Esto se corresponde con la suma de la cantidad disuelta en plasma (PaO2) y la unida a hemoglobina (SaO2, explicada más delante). Su valía frecuente oscila rodeando de los 20 volúmenes%.

El dióxido de carbono (PaCO2) se mide todavía en milímetros de mercurio (mmHg). Se coresponde con la presión que ejerce el CO2 escapado en el plasma. El nivel frecuente de PaCO2 es de 35-45 mmHg, y éste no varía con la años.

Descubre: Hemofilia: síntomas y fundamento hereditario

Parámetros relativos a la hemoglobina

Asimismo se obtiene el valía de saturación de oxígeno (SaO2). Este parámetro se corresponde con el porcentaje de hemoglobina que viaja por la cepa unida a la molécula de oxígeno (O2). En el individuo sano la SaO2 debe ser superior al 90%. El nivel magnífico es 97,5%.

La hemoglobina es una molécula que transporta el oxígeno por la cepa, desde los pulmones hasta las células que lo utilizarán. El porcentaje de hemoglobina que se une al oxígeno se relaciona con la afinidad que tiene por el mismo.

Si la afinidad es quebranto, no podrá transportarlo y, por consiguiente, no podrá utilizarse en las células. Sin retención, si la afinidad es adhesión, lo transportará pero el oxígeno no podrá desprenderse de ella. De este modo, siquiera podrá utilizarse.

Este es otro de los parámetros que pueden obtenerse de la gasometría arterial. La afinidad de la hemoglobina por el O2 se denomina P50. Esta es la guarismo de PaO2 cuando la SaO2 es del 50% y cuando el resto de parámetros son normales.

La P50 del adulto sano oscila entre 26 y 28 mmHg. La disminución de su valía implica un aumento de la afinidad de la hemoglobina por el O2 y al revés.

Sangre venosa.

Parámetros relativos a la descortesía de la cepa

Por otra parte, el pH informa acerca de la concentración de hidrogeniones (H+) en la cepa. Cuantos más hidrogeniones se encuentren en la cepa, más ácida se encontrará esta. El nivel frecuente de pH en cepa es de 7,35-7,45.

Quizá te interese: Causas de la insuficiencia respiratoria

Diagnosis sindrómico según la gasometría arterial

La gasometría arterial es especialmente útil a la hora de diagnosticar y realizar el seguimiento de dos grandes síndromes. Estos son la insuficiencia respiratoria (IR) y el desequilibrio ácido-base. Es importante no confundir síndrome (conjunto de síntomas) con enfermedad.

La insuficiencia respiratoria (IR) se define como aquella situación en que la PaO2 es pequeño de 60mmHg. Adicionalmente, si la PaCo2 es frecuente o quebranto diremos que se alcahuetería de una IR parcial.

Si la PaCo2 es adhesión, analizaremos el pH. Sin retención, si es frecuente, se tratará de una IR crónica general. Si es bajo, puede tratarse de una IR aguda general o de una IR crónica agudizada general.  En cuanto a los desequilibrios ácido-base, existen dos grandes posibilidades. Habrá acidosis si el pH es bajo y alcalosis si el pH es parada. Estas dos, a su vez, pueden ser de origen respiratorio o metabólico.

El CO2 es una pulvínulo. Así, un aumento de CO2 (por parte del trasto respiratorio) contribuirá a aumentar el pH. Por otra parte, los mecanismos metabólicos contribuirán a aumentar el pH el bicarbonato plasmático. Este valía no lo da la gasometría, se calcula indirectamente.

Así, la acidosis metabólica cursará con pH bajo y PaCO2 y bicarbonato bajos. Por otra parte, la acidosis respiratoria cursará con PaCO2 y bicarbonato altos.

Por final, la alcalosis metabólica cursará con pH parada y PaCO2 y bicarbonato altos. La alcalosis respiratoria cursará con PaCO2 y bicarbonato bajos.



[ad_2]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here