Paco Herrera empeora todos los números de Manolo Jiménez

0
9



Más que por sensaciones, que no por números ni clasificación, se intuía, a mediados del pasado noviembre, que Las Palmas sopesaba seriamente la posibilidad de prescindir de Manolo Jiménez. Se barruntaba desde hace tiempo, pues el entrenador sevillano siquiera contaba con la venia de algunos de los asesores presidenciales. En cualquier caso, tras el igualada a 2 con el Milgrana, el día 16 del convocado mes, en las entrañas del EGC se decidió cesar de forma fulminante a Jiménez.

Activada la maquinaria para la búsqueda de su sustituto muchas semanas antaño, la UD anunció el regreso de Paco Herrera, a quien había tumbado por la puerta de a espaldas en la temporada del regreso a Primera. El caso es que Herrera siempre fue muy querido en la Isla, por lo que el club lo fió todo a uno de los héroes del avance para sofocar, en parte, la revuelta social provocada por el cese de Jiménez, que muchos interpretaron como un capricho de los despachos amarillos.

“Con Manolo Jiménez no era el conjunto, sino los resultados. Si ganase, seguiría en el equipo”, dijo en su día Toni Otero en Ser Deportivos Las Palmas. En continúa desasosiego tanto en el césped como en los despachos, se usan criterios dispares pues Herrera, en sus diez primeros partidos (sin contar el no jugado en Reus), empeora todos los registros de Jiménez en idéntica sigla de encuentros dirigidos.

Con Jiménez, Las Palmas ganó 5 partidos, empató 3 y perdió dos. Mientras, con Herrera, las cifras son de 1 duelo manada, 7 empatados y 2 perdidos. Es afirmar, 18 por 10 puntos.

Los playoff se complican; el avance directo, una quimera

Cuando Miguel Garbo Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, dio el conocido bueno al despido de Manolo Jiménez, mucho mejor que ahora le andaban las cosas a la entidad grancanaria. Así, tras la disputa de su 14º partido del curso, el equipo tenía el avance directo a 7 puntos, pero sumaba 22 y se mantenía en el sexto empleo de la clasificación, ocupando por consiguiente puestos de playoff, objetivo insignificante del curso.

Ahora, con Paco Herrera en la lado y con un 2019 que ya funciona a pleno rendimiento, se ha frenado la caída osado clasificatoria, mas no hay progreso que valga. Así, el equipo, ya sumados los tres puntos del no partido contra el Reus, ocupa el 11º puesto de la tabla de Segunda División, ahora mismo a 5 puntos de los playoff, cantidad ‘fariseo’ hasta que a todos los equipos se les sume la trofeo correspondiente al partido contra el equipo catalán, expulsado de la competición tras unos meses de turbación e impagos que continúan.

Si Las Palmas tiene los playoff cada vez más complicados, el avance directo queda como un tiempo pretérito, toda una quimera a estas cielo del curso. Ocurre que el Osasuna, que ocupa la segunda plaza con 47 puntos, aventaja en 13 a la formación insular, que a este paso ‘tirará’ la temporada mucho antaño de lo esperado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here