Onyx Lorenzoni, jefe de gabinete de Jair Bolsonaro: “En Brasil, la izquierda no vuelve al poder ni en 20 años”

0
4

[ad_1]

Onyx Lorenzoni (shutterstock)
Onyx Lorenzoni (shutterstock)

(Desde Brasilia)La izquierda mundial perdió mucho en Brasil. Fue muy grave para ellos“, examinó el ministro Onyx Lorenzoni, jefe del gabinete de Jair Bolsonaro, en una sala del cuarto piso del Palacio del Planalto donde recibió a Infobae y corresponsales extranjeros de New York Times, El País y la agencia Efe. Con un “chimarrao” (el mate gaúcho) y un termo encima de la mesa oval, fue aún más contundente: “No vuelve al poder ni en 20 años“. El funcionario, que fue un activo miembro del Congreso de los Diputados federal hasta aceptar el cargo el 1º de enero del actual año, hizo su interpretación de por qué razón el gobierno actual lúcida recelos entre políticos socialdemócratas. “Es realmente razonable que aquellos comprometidos con aquel proyecto de izquierda (el lulismo), tanto en Alemania, como en Francia, España o bien Italia, estén muy enojados con la población brasileira. Esa ciudadanía brasileira que no desea comprender que la izquierda se plantea llevarlos al paraíso, con el ejemplo de Venezuela. Claro, un paraíso que realmente se semeja mucho al infierno“.
Conforme con su visión, habría pruebas numéricas de ese “compromiso”. “Les daré cifras: el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) le prestó a países marxistas y socialistas de Latinoamérica y Africa 17.400 millones de dólares americanos. Ese dinero salió de los impuestos pagos por todos y cada uno de los brasileiros”. Mantuvo que, en ese contexto, para esas izquierdas “fue un despropósito la elección del pueblo, que escogió un aspirante independiente, de una coalición liberal-conservadora”.

El perfil político del ministro es, exactamente, el de esa coalición que mienta. Contó que pertenece a la tercera generación de italianos que se instalaron en Río Grande del Sur, el estado provincial donde se concentra una parte esencial de la comunidad italiana. Fue en la Universidad Federal de Santa María, en el interior gaúcho, donde se recibió de médico veterinario. Escogido miembro del Congreso de los Diputados federal hace 13 años, fue un parlamentario muy activo, que encabezó más de una comisión de investigación (CPI). Fue asimismo el legislador que se encargó de realizar un detallado documento sobre combate a la corrupción en la Comisión que examinó que medidas establecer en esa lucha. Con todo, entonces tendría que reconocer que mismo habría incurrido en la “irregularidad” de percibir fondos para su campaña de manos privadas, que no fueron declarados. Se trata de lo que en Brasil han bautizado como “Caja 2“.

Otro elemento que caracterizó al ahora ministro organizador fue su adscripción temprana al Partido del Frente Liberal (PFL), el día de hoy transformado en Demócratas (DEM). Y prosigue firme en esa agrupación de derecha que al lado del partido de Bolsonaro, el Social Liberal (PSL) forman los pilares del gobierno.

Onyx Lorenzoni (Grosby)
Onyx Lorenzoni (Grosby)

-¿Cuál es la evaluación del gobierno sobre de qué forma condujo el caso del Lava Jato el ex- juez Sergio Morisco, actual ministro de Justicia, sobre todo a la luz de las revelaciones de diálogos por The Intercept que mostraría a Morisco como un juez no “ecuánime”?
– Tenemos ahí un oportunismo. Tratan de reabrir esa discusión. Es una tentativa de dar una opción alternativa para Lula. Mas Lula está preso y va a proseguir preso, pues tiene abundantes procesos, uno peor que otro. El ex- presidente va a proseguir como condena en condena. En lo que se refiere a los mensajes revelados por The Intercept, hasta el momento no vi nada grave que pusiese en riesgo al Lava Jato. Esa fue asimismo la opinión del ministro de la Corte Suprema Edson Fachin.

-Todo señala que van a proseguir las filtraciones de diálogos entre Sergio Morisco y los fiscales del Lava Jato. ¿Cuál es el impacto político que tendrá los próximos días en el Congreso? ¿No piensa que eso puede llegar a inmovilizar al gobierno?
-Creo, claro está, que va a impactar en el Congreso brasileiro. Aun pues en su interior actúan las más diferentes corrientes políticas. Es obvio entonces que va a haber repercusiones. Lo que hemos dicho meridianamente es que la sociedad brasileira de forma extensa y mayoritaria comprende que todas y cada una esas maniobras tienen un objetivo: traer de vuelta lo que la sociedad brasileira ya no desea más. Entonces, no es más que un sueño infantil de la izquierda sudamericana que procura traer de vuelta al PT al poder. Mas pueden estar seguros que no van a ir a regresar de acá a 2 décadas. Las elecciones municipales del próximo año van a fortalecer este proceso de desalojo del PT, esta vez del Noreste, que es el único bastión donde aún resiste. Nosotros, los del DEM, fuimos estos años el único partido que hizo oposición coherente al PT.

Preguntado sobre la resolución tomada por una comisión del Senado que estos días bloqueó el decreto que facilita el porte de armas por los brasileiros, Lorenzoni explicó: “Realmente sabemos que lo que antecedió a esa resolución parlamentaria fue una pelea ideológica. Esta cuestión de las armas siempre y en toda circunstancia fue ideológicamente fundamental para la izquierda. Mas la determinación del presidente Bolsonaro fue siempre y en toda circunstancia muy firme: hay que respetar el referéndum festejado en 2005. Y 66% de la población nacional votó por el derecho a la lícita defensa. Y los gobiernos de Lula, de Dilma Rousseff y de Michel Temer, nunca respetaron esa consulta popular”.

Onyx Lorenzoni (Grosby)
Onyx Lorenzoni (Grosby)

Lorenzoni señaló que el gobierno actual está resuelto a llevar adelante lo que había sido pedido por los brasileños: “A lo largo de su campaña, el presidente insistió que iría a recobrar aquella resolución popular. Ningún gobierno está en su derecho a poner frente a una casa un cartel que diga: acá puede entrar (a hurtar) pues no tenemos armas para defendernos. Yo como padre de 7 hijos, en mi casa el criminal no entrará. Solo si me matase”.

-¿Cuántas armas tiene en su casa?
-Las suficientes, contestó el ministro.

Identificado sin grietas con la ideología y las propuestas de Bolsonaro, Lorenzoni juzgó que las ONG “internacionales” se preocupan de ver qué sucede en Brasil “sin mirar la asolagación en otros lugares ¡El Amazonas es nuestro!” destacó para apuntar entonces “ningún europeo puede venir a darnos lecciones medioambientales“. Lorenzoni piensa que ese tema es propio de “una buena parte de la izquierda del planeta que busca una disculpa para herir al capitalismo”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La Policía brasileira abrió 4 investigaciones por la filtración de las presuntas conversaciones de Sergio Morisco con fiscales

Jair Bolsonaro llevó a Sergio Morisco a ver futbol y lo hizo llene del Flamengo

Sergio Morisco va a ir al Congreso para aclarar el contenido de sus conversaciones con los fiscales a lo largo de la investigación a Lula en el Lava Jato

 

 

 

[ad_2]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here