Magdalena la Pelúa, los cubanos, y un mensaje de unidad

0
600

LA HABANA, Cuba.- El mérito de la actriz cubana Judith González no es solo haber creado el personaje humorístico Magdalena la Pelúa. A los aplausos del público se aúna el carisma con el que Judith consiguió, desde el exilio, situar su interpretación entre las favoritas de la isla.

La misma pasión con que la actriz captura al personaje, prendido de su vida profesional, CubaNet la halló en las calles de La Habana. Los seguidores de Magdalena en Cuba la consideran genuina, natural, ocurrente, despistada, mas sobre todo los cautiva la inocencia de la guajira; esa pureza que en tiempos pasados describía a las personas de campo.

El programa Esta Noche Tu Night, conducido por el actor Alexis Valdés, abrió las puertas a Magdalena la Pelúa, una campesina oriunda de “Bollo manso” transformada en balsera, que procura amoldarse a la vida en la emigración. Todo esto sin dejar la genuina naturalidad guajira que no se guía por la modernidad y hace ni caso al sobrepeso y la depilación anatómico.

“A pesar de que me gradué en la escuela de arte jamás ejercité en Cuba como actriz. Yo me fui en el año 1995”, cuenta Magdalena la Pelúa.

Judith se graduó en la Escuela Nacional de Instructores de Teatro, mas jamás se estrenó en el escenario de la isla. Lo que ignora la actriz es que, la memoria popular de su público la sitúa en el abanico humorístico, que en los años noventa, hacía reír a los cubanos en las noches del sábado. Al identificarla con de los mejores instantes del humorismo en Cuba, la imaginación popular hace justicia a su ausencia en la escena.

“Como me reía con ella en el programa Sabadazo”, asevera Bárbara, una de las fieles oyentes del programa actual que tiene Judith en Radio Martí “Magdalena de Cuba”.

La nueva etapa de Magdalena

Identificada con la realidad en la isla, la nueva etapa del personaje interacciona con los cubanos en su programa de radio de lunes a viernes, a las 9 de la noche. La actriz se siente a gusto de poder establecer puentes con los que viven dentro y fuera de Cuba.

Judith manifiesta que el personaje no ha alterado su esencia, si bien ahora es más expresivo, y dice:

“Magdalena siempre y en toda circunstancia contó a Cuba desde el surrealismo, los cuentos reales de los cubanos semejan creados para una desquiciada como (…) Como testigo de una emigración, el personaje a crecido sin perder la relación con sus raíces en Cuba. Esta nueva etapa de Magdalena esta enfrascada en sostener el vínculo con los cubanos, estén donde estén. Estar unida a ellos en cualquier una parte del planeta, que se comuniquen conmigo y que pueda comunicarme con sus familiares en Cuba, para mi es una dicha tremenda”.

La actriz asegura que ha sido una ocasión de oro haberle ofrecido los micrófonos a Magdalena la Pelúa para expresar de manera directa sus criterios sobre la realidad de los cubanos. Advierte que ahora usa la inocencia original del personaje para “llamar las cosas por su nombre”.

“Primero debemos tomar conciencia de que debemos perder el temor a charlar. No le faltamos el respeto a absolutamente nadie, solo tratamos de recobrar el respeto que nos deben como pueblo (…) La unión es lo más esencial, ser una sola voz. No existe justificación a fin de que sean pocos los que charlen sin temor. El mensaje más grande que puedo darle a los cubanos es el de la unidad, esa es la garantía de que le vamos a dejar a nuestros hijos una Cuba más linda”.

La mayoría de los entrevistados para este documental lamentan la ausencia de la imagen televisiva actualizada de Magdalena la Pelúa, que llegaba a los hogares a través del Bulto Semanal, el Paketito o bien la Antena. Si bien el personaje promete regresar a las pantallas a través de TV Martí, el público cubano demanda que Magdalena de Cuba prosiga defendiendo la ausencia de humoristas femeninas en la isla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here