La trampa de Segunda B

0
5

[ad_1]

Si la pérdida que supone bajar de Primera División a Segunda es grande, caer a Segunda División B es un duro palo del que es realmente difícil recobrarse. Lo que supone el descenso a la categoría de bronce va alén del plano económico, para el club, o bien anímico, para la afición, puesto que regresar de Segunda B es más que complicado. De hecho, desde la época 2001/02 se han producido 68 descensos y solo 27 equipos han logrado regresar a la segunda categoría del futbol de España. O bien lo que es exactamente lo mismo, 41 equipos no han conseguido la vuelta a Segunda.

Los 4 conjuntos que componen la Segunda División B y su dura fase de ascenso a LaLiga uno con dos es una barrera realmente difícil de saltar para los descendidos. De estos ascensos (27), en las últimas 17 temporadas, solo nueve equipos han logrado subir por año siguiente de caer a la categoría de bronce. Esos clubes fueron el Racing de Ferrol (bajó en el año 2002/2003),  Eibar (descendió en la 2005/06), Cádiz (temporada 07/08), Murcia (temporada 09/10), Ponferradina (temporada 10/11), Racing de Santander (temporada 12/13), Albacete (temporada 15/16) y Elche y Mallorca (temporada 16/17). 

Más bastante difícil lo tuvieron equipos como el Oviedo, Jaén o bien el Leganés que tardaron algo más de una década en regresar a la categoría de plata. Los andaluces, que están firmando una enorme temporada en Tercera División, descendieron en el curso 2001/02 y debió aguardar 11 años para regresar a la categoría de bronce, en el año 2012/13. Por su lado, el conjunto pepinero perdió la condición de ‘equipo de plata’ en la época 2003/04 (se libró de descender un año ya antes por el descenso administrativo del Compostela) y, tras un paso por el desierto de la Segunda B a lo largo de 10 años, subió a Segunda en la época 13/14, para 2 temporadas después ascender a LaLiga Santander. Los asturianos, tras un descenso administrativo en la 02/03 y un paso por Tercera, logró subir a Segunda 12 años después en la época 14/15.

Muchos son los equipos que no han logrado regresar a Segunda División y están deambulando por el futbol regional. Históricos como el Badajoz, el Salamanca o bien el Recreativo no han conseguido ascender desde su último descenso a Segunda B. Peor suerte han corrido equipos que no superaron el bache económico que supone esta bajada de categoría y se han visto abocados a la desaparición. Polideportivo Ejido, Lorca, Extremadura y Xerez desaparecieron ahogados por las deudas económicas. Años después los últimos 3 equipos se refundaron. 

Esto es una muestra de lo que se juegan los equipos que están en la pomada para salvarse este año. Numancia, Tenerife, Lugo y Rayo Majadahonda pueden descender, y conforme estos datos, su porvenir sería muy dudoso en un corto plazo, puesto que subir se antoja más que complicado. La Segunda B es la trampa del futbol de España, puesto que te coge y no te deja ir.

[ad_2]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here