Interpretación de los soplos cardiacos

0
15

[ad_1]

Los soplos cardiacos son el motivo de consulta más usual en cardiología pediátrica. La mayor parte de los casos vienen referidos desde la consulta de pediatría en atención primaria, y es acá cuando se proponen las primeras dudas sobre la naturaleza del soplo: funcional o bien orgánico.

Los soplos cardiacos son consecuencia de las turbulencias en el flujo sanguíneo. Estas turbulencias generan unas ondas sonoras que se pueden oír a través de un instrumento llamado estetoscopio. Ciertos soplos, en verdad, se pueden oír de manera directa con el oído.

Sin embargo, en un pequeño sin antecedentes y que no presenta síntomas de una enfermedad, el diagnóstico de los soplos cardiacos puede hacerse con la auscultación. La precisión diagnóstica depende en una buena parte de la agudeza del médico que haz la auscultación.

Características de los soplos cardíacos

Representación del corazón
Los soplos reflejan turbulencias en el flujo sanguíneo que pueden deberse a numerosas causas.

Para interpretar adecuadamente los soplos cardiacos, es esencial estar al loro, sistemáticamente, a los componentes del ciclo cardíaco. Asimismo hay que valorar que tanto los movimientos respiratorios como los cambios posturales y determinadas maniobras pueden aportar información esencial.

Cuando los soplos cardiacos están presentes a lo largo de la exploración cardiaca, se debe tomar en consideración una serie de aspectos que los caracterizan:

  • Localización en el ciclo cardíaco: hay que ubicarlos y relacionarlos con los ruidos cardiacos. De este modo, se distinguen soplos sistólicos, diastólicos y continuos.
  • Intensidad: los soplos cardiacos se gradúan conforme su intensidad. Pese a que se puede hacer una escala de seis grados, lo más habitual es hacer una de cuatro.
  • Localización: es útil identificar el sitio de máxima intensidad del soplo, puesto que es lo que en muchas ocasiones orientará el diagnóstico.
  • Irradiación: se trata de la transmisión del soplo desde el foco de máxima intensidad a otra zona.
  • Duración: conforme su extensión en la sístole y en la diástole, se habla de soplos cortos o bien largos.
  • Morfología: es el aspecto activo del soplo.
  • Timbre: característica sonora ocasionada por la presencia de armónicos o bien sobretonos musicales, rudos, espirativos, etc.

Clasificación de los soplos cardiacos conforme su intensidad

Como hemos citado, los soplos se pueden clasificar en cuatro grados:

  • Grado 1/4: se oye con determinada complejidad.
  • Grado 2/4: se escucha al poner el fonendoscopio en el tórax.
  • Grado 3/4: muy simple de oírlo, puesto que es intenso.
  • Grado 4/4: está acompañado de un frémito o bien vibración palpable en la pared torácica.

Te puede interesar: Todo cuanto has de saber sobre la toma de ECG

Tipos de soplos

Representación del corazón con cardiograma
Existen diferentes soplos dependiendo de la una parte del ciclo cardiaco que esté perjudicada.

Soplos sistólicos

Los soplos sistólicos aparecen a lo largo de la sístole, como su nombre señala. Por su parte, se pueden clasificar en cuatro tipos: pansistólicos, eyectivos, protosistólicos y meso o bien telesistólicos.

Los soplos pansistólicos ocupan toda la sístole sin cambiar su morfología, que es cuadrangular. Además de esto, suelen desaparecer en la insuficiencia de las válvulas aurículo-ventriculares, y en la mayor parte de las comunicaciones interventriculares.

Por otro lado,los eyectivos son soplos romboidales y se auscultan cuando el paciente sufre estenosis en los tractos de salida ventriculares o bien de las válvulas pulmonares o bien aórticas.

En cuanto a los protosistólicos, se empiezan cuando se cierran las válvulas aurículoventriculares y van reduciendo su intensidad hasta acabar antes que se cierren las válvulas sigmoideas. Son propios de las comunicaciones interventriculares musculares pequeñas.

Por último, los soplos cardiacos meso o bien telesistólicos son cortos. Están situados en medio o bien al final de la sístole respectivamente. Acostumbran a asociarse a una nosología leve de la válvula mitral.

Lee también: Síndrome de Alagille: enfermedad genética que afecta al hígado y al corazón

Soplos diastólicos

Son ruidos producidos a lo largo de la diástole. Cualquier soplo diastólico apartado es patológico. Se pueden clasificar de la próxima manera:

  • Protodiastólicos: son cortos y de intensidad decreciente. Se generan por la insuficiencia de las válvulas sigmoideas.
  • Mesodiastólico: tienen forma romboidal y ocupan el centro de la diástole. Se generan por un incremento del flujo mediante las válvulas aurículo-ventriculares.
  • Telediastólicos: ocupan el final de la diástole. Acostumbran a tener una intensidad creciente y son propios de la estenosis mitral o bien tricúspide.

Soplos continuos

Estos soplos se producen en la sístole y terminan en la diástole. Se generan al existir una comunicación entre un vaso arterial y otro venoso. Los soplos funcionales o bien inocentes son los más usuales.

Este género de soplos se auscultan en medio de los pequeños, si bien este porcentaje puede acrecentar al 80 % si la exploración se hace en situaciones que aumentan la frecuencia cardíaca.

Excluyen, por definición, la existencia de cualquier síntoma sospechoso de enfermedad cardiovascular. Ciertos soplos funcionales más habituales son el soplo sistólico vibrátil de Still, el eyectivo pulmonar, el soplo eyectivo aórtico y el zumbido venoso.

En terminante, estar al tanto de la existencia de los soplos y de su forma de detección siempre y en toda circunstancia va a ser útil. Acostumbran a encontrarse en la infancia, mas generalmente no conllevan inconvenientes mayores.



[ad_2]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here