Ganó más de un millón luego de cambiar en bitcoin y lo perdió todo por su afán

0
49


Peter McCormack (Foto: exclusivo)

En 2016 Peter McCormack era un patrón próspero que dirigía su agencia de publicidad en el centro de Londres. El éxito de su negocio le llevó a cambiar una parte de sus ganancias en bictoins hasta alcanzar más de USD 1 millón en beneficios. En cambio, su fortuna giró, y su afán le llevó a perder todo lo que había conseguido.

En una entrevista para el diario inglés The Guardian, McCormack relató su experiencia y se remontó a los inicios de la historia, en el año 2016. Entonces, disfrutaba del crecimiento exponencial de su agencia, y lideraba con orgullo al equipo de 35 profesionales que formaban parte de ella. Ubicada en unas oficinas de Covent Garden, su empresa presumía de una facturación de 3 millones de libras anuales, casi USD 4 millones.

Los ingresos que le proporcionaba la compañía le llevaron a considerar distintas formas de inversión. Narró que ya conocía el bitcoin, pues lo había utilizado tiempo antiguamente para comprar el tratamiento contra el cáncer que le habían pautado a su matriz.

Además, en el año 2013 decidió emplazar por la moneda digital. Ganó y perdió boleto con aquella inversión, poco que no le sorprendió, pues según explica “el bitcoin es propenso a fluctuaciones repentinas de valía”.

El bitcoin es propenso a fluctuaciones repentinas de valor (Foto: Reuters)
El bitcoin es propenso a fluctuaciones repentinas de valía (Foto: Reuters)

El bitcoin es un tipo de efectivo electrónico, una criptomoneda. En su relato, McCormack explicó que este boleto digital permite a los poseedores negociar y desembolsar a través de una red de igual a igual, sin que intercedan bancos u otros intermediarios. Es una forma económica y efectivo de transferir fondos, y aunque se manejo de una moneda intangible, puede convertirse a libras esterlinas en el momento en que el inversor lo desee.

Aunque en 2016 el exitoso patrón aún recordaba su experiencia años detrás, encontró que el mercado parecía estar avanzando, por lo que creyó que comprar bitcoins sería una buena forma de sacar rendimiento financiero a sus ahorros.

Entonces no podía imaginar hasta qué punto iba a multiplicarse de forma exponencial su inversión original, que fue de 5 mil libras esterlinas (USD 6.426), en enero de 2017. En ese momento, un bitcoin tenía un valía de 600 libras, por lo que pudo comprar siete u ocho.

En enero de 2017 un bitcoin tenía un valor de USD 600, a finales de 2017 aumentó hasta alcanzar un valor de  USD 20 mil(Foto: archivo)
En enero de 2017 un bitcoin tenía un valía de USD 600, a finales de 2017 aumentó hasta alcanzar un valía de  USD 20 mil(Foto: archivo)

Pocas semanas luego, movido por la afán y por la fascinación que sentía en dirección a la criptomoneda, se lanzó a aumentar su cuantía original.

“En el transcurso de las siguientes semanas, me enganché y saqué una gran cantidad de boleto: 23.000 libras en total. Reminiscencia que le dije a la masa, “Efectivamente creo que el valía del bitcoin podría aumentar a dos mil dólares este año” contó McCormack a The Guardian.

Sin confiscación, sus predicciones se quedaban cortas: la criptomoneda no solo llegaría a significar USD 2.000, sino que su punto mayor alcanzaría 10 veces ese valía.

McCormack durante uno de los podcast (Foto: Twitter @PeterMcCormack)
McCormack a lo largo de uno de los podcast (Foto: Twitter @PeterMcCormack)

Cautivado por el bitcoin, y movido por los beneficios que le reportaba, McCormack abrió un familia de Facebook, creó una web, e incluso, un podcast para informar a los interesados sobre este tipo de efectivo intangible cuyo valía crecía sin pausa a un ritmo casi frenético.

Pocos meses luego de su incursión, su inversión había aumentado en 300 mil dólares americanos. Cada vez más personas querían comprar bitcoins, y aunque entonces muchos no se percataron, se estaban creando las condiciones propicias para una burbuja. Esto, narró McCormack, no alertó a los inversores, que estaban “demasiado atrapados en el tamboril como para ser cautelosos”.

El sueño del empresario era comprar el club de fútbol de Bedford, por lo que su ambición creció (Foto: archivo)
El sueño del patrón era comprar el club de fútbol de Bedford, por lo que su afán creció (Foto: archivo)

Fue en los últimos meses de 2017 cuando la situación se descontroló. Entonces, la criptomoneda había apurado un valía USD 20.000, lo que llevó a McCormack, según sus propias palabras, a realizar gastos frívolos.

“Para entonces, viajaba por el mundo haciendo entrevistas para mi podcast. Invitaba a amigos a cenar en restaurantes caros y compraba regalos extravagantes a mi tribu”. 

En su mente solo estaba obtener su sueño de la infancia: comprar el equipo de fútbol de la ciudad de Bedford y convertirse en presidente del club. Pensó que el tesina le costaría unos 5 millones de libras, por lo que su afán creció.

A finales de 2018 el valor del bitcoin se desplomó (Foto: archivo)
A finales de 2018 el valía del bitcoin se desplomó (Foto: archivo)

Un año luego, a finales de 2018, la burbuja estalló y el valía del bitcoin se desplomó. En el transcurso de el año, vio cómo bajaba cada vez más, y con la esperanza de que volviera a repuntar, se convencía de que no tenía sentido entregar en ese momento: “casi todo lo que había construido fue borrado”.

Ahora, al echar la paisaje detrás, McCormack reconoce que le habría gustado acontecer hecho las cosas de otra forma, pero intenta no castigarse.

“He vacada boleto en el pasado a través del trabajo duro y lo he disfrutado más. En este momento, estoy disfrutando con mi podcast, que me ofrece suficiente boleto para comportarse” contó el patrón.

Vendió casi todos sus bitcoin, y los que conserva tienen un valía flagrante de 4 mil dólares cada uno, una cantidad que le sirve de colchón por si el negocio atraviesa un mal mes. Y si tuviera que nominar entre quedarse con el millón de dólares y el podcast, asegura, volvería a perder todo el boleto sin pensarlo. 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here