El lapicero coadyuvante del castrismo y el “cuadre de caja” del Referéndum

0
14


El régimen cubano efectuó una fuerte campaña por el “Sí” a la nueva Constitución (Fotografía AFP)

GUANTÁNAMO, Cuba.- Se sabía que los resultados reales del referéndum solo serían del conocimiento de unos pocos líderes de la bóveda del castrismo.

También que iba a haber irregularidades, exactamente las mismas que se repiten en todas y cada una de las votaciones para escoger a los encargados del Poder Popular y miembros del Congreso de los Diputados a la Reunión Nacional del Poder Popular.

CubaNet publicó el pasado lunes 25 de febrero un artículo de Ana León titulado “Lo que se oculta tras la presunta masividad en el referendo”, en el que la compañera denunciaba que cuando fue a votar, alguien ya había firmado en el espacio que correspondía a ella en el acta. Un vídeo publicado en un inicio en Fb mostraba de qué manera un ciudadano depositaba más de una boleta en una urna, y el compañero Luis Cino notificó que en otro instituto electoral se advirtió a los ciudadanos que la boleta que apareciese marcada con boli iba a ser cancelada. Frente a una predisposición como esa debe dispararse la suspicacia puesto que, ¿quizás no favorece el trazo a lapicero la proclividad al fraude?, ¿no sabe eso la dictadura cubana, o bien va a ser que no tenía bolis para todos y cada uno de los institutos electorales?

En mi zona de vivienda, un vecino, tras haber votado y firmado el acta, fue visitado por un miembro del instituto electoral a fin de que volviese a firmar.

Ante esas irregularidades y la ausencia de observadores en todos y cada uno de los institutos electorales y comisiones electorales municipales, provinciales y frente a la Comisión Electoral Nacional (CEN), no va a poder hablarse nunca de trasparencia.

Lo que jamás imaginaron muchos fue que el castrismo ofreciese unas cantidades preliminares que sorprendieron por su incoherencia con lo que todos y cada uno de los cubanos vimos que ocurrió el pasado 24 de febrero. No puede ser de otro modo en un país donde el Estado-Partido decide todo sin contraparte.

Este miércoles la T.V. nacional había anunciado para las 8:30 p.m. la transmisión de otro programa “Hacemos Cuba”, dedicado al análisis de la Constitución. Se suponía que en él la presidente de la CEN, señora Alina Balseiro Gutiérrez, ofrecería los datos finales del referéndum, mas eso no ocurrió. Según lo que parece, tanto como el resto miembros de la entidad estaban ocupadísimos en “cuadrar la caja”, sobre todo una vez que la propia presidente reconociese que habían sido inscritos más de 634 034 votantes que podían aparecer duplicados en el registro, puesto que votaron en diferentes sitios al que les correspondía.

Este jueves las cantidades finales del referéndum fueron dadas a conocer en la Mesa Redonda, mas las incoherencias prosiguen. Al programa asistieron la presidente de la CEN y Homero Acosta, Secretario del Consejo de Estado.

Según la señora Alina Balseiro, votaron siete 848 343 votantes de los ocho 705 723 registrados, que representaron el 90.15% de la lista actualizada, de la que fueron rebajados 597 980 votantes, de ellos 594 580 por estar repetidos  ̶ si bien misma había afirmado al ofrecer las cantidades preliminares que eran más de 634 034 ̶  y tres 400 por haber fallecido.

Fueron depositadas en blanco 198 674 boletas, y canceladas 127 100. Si bien la presidente de la CEN no lo notificó, de los datos ofrecidos se infiere que no asistieron a las urnas 857 380 votantes. En consecuencia, si sumamos la cantidad de votantes que no asistieron a votar, a la de los que anularon sus boletas, las depositaron en blanco o bien votaron No (706 400), conseguimos que 1, 879 554 cubanos manifestaron así su oposición a la Constitución y, consecuentemente, a la dictadura.

Si tomamos como referencia los resultados de las votaciones para conformar la Reunión Nacional del Poder Popular, efectuadas en el mes de noviembre del 2017  ̶ conforme datos publicados por Granma el 1 de diciembre de ese año ̶  entonces votaron siete 610 183 ciudadanos, el 89.02%  de los ocho 548 608 registrados. Si bien en este referéndum el por ciento de votantes registrados subió (90.15%) respecto a aquel proceso, si nos ajustamos a las cantidades oficiales, el número de ciudadanos que no asistió a las urnas, votó no, anuló su boleta o bien la depositó en blanco representa el 21.58% del total de votantes, levemente superior al 21.11% que mostró de igual forma su rechazo al régimen en las votaciones para miembros del Congreso de los Diputados a la ANPP en el mes de noviembre del 2017.

Números que no cuadran

El pasado martes 26 de febrero Granma publicó los datos preliminares del referéndum, ofrecidos por exactamente la misma Alina Balseiro. Entonces se notificó que fueron inscritos con derecho al voto nueve 298 277 ciudadanos, que votaron siete 848 343 y que lo hicieron por el Sí seis 816 169. Las últimas 2 cifras se han mantenido inmutables en el informe terminante, no obstante, si se excluyeron del registro 594 580 por estar repetidos y tres 400 por haber fallecido (cifras que suman 597 980), entonces el número de ciudadanos inscritos como votantes no puede ser  ocho 705 723 como se ha informado ahora, puesto que una simple operación matemática prueba que, si a la cantidad preliminar de ciudadanos con derecho al voto (nueve 298 277) se le quitan los repetidos y fallecidos (597 980), el resultado es ocho 700 297 ciudadanos, con lo que se ignora qué han hecho los miembros de la CEN con los cinco 426 votantes que no encajan en el “cuadre”.

Más allí de estas incoherencias matemáticas evidentes, pese a las irregularidades denunciadas y del lapicero coadyuvante del castrismo, la realidad prueba que el rechazo del pueblo al sistema prosigue medrando, si bien el régimen se aparezca con unos resultados que poquísimos creen.

Impusieron otra Constitución espuria. Ahora vamos a ver qué va a pasar con todas y cada una de las leyes complementarias. De lo que sí estoy seguro es de que los agentes de la Seguridad del Estado, la policía, la Fiscalía, los Tribunales y los líderes van a violarla impunemente, como hicieron con la precedente. Y no va a pasar nada, pues Cuba está lejísimos de ser un Estado socialista de derecho, como asevera la nueva Constitución.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here