¿El azúcar se sumará al doble racionamiento?

0
10

[ad_1]

 

(Fotografía La Demajagua)

LAS TUNAS, Cuba. – La zafra azucarera 2018-2019 concluyó en Cuba el mes pasado de mayo y aún no se han hecho públicas las cantidades oficiales de la cosecha. Este miércoles, el Noticiario Nacional de la T.V. (NTV), reportó una visita gubernativo a la provincia Camagüey, encabezada por la presidencia del Consejo de Estado y de ministros, donde se requirió de esa provincia de forma tradicional productora de azúcar, “una zafra mejor” para 2019-2020.

Antes, en La Habana, “el gobernante Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el segundo secretario del Comité Central del Partido Marxista de Cuba, José Ramón Machado Ventura y el primer vicepresidente Salvador Valdés Mesa, valoraron los resultados de la zafra azucarera y los preparativos para la próxima contienda”, reportó el martes el NTV.

Pero exactamente el mismo espacio, que notificó de una videoconferencia del gobierno con las autoridades de todas y cada una de las provincias que participaron en la cosecha, no afirmó cuántas toneladas de azúcar había producido la zafra 2018-2019, ni cuántas se predecían para la “próxima contienda”.

En la provincia Las Tunas, ayuntamiento Puerto Padre, el central Exquisiteces, rebautizado Antonio Guiteras después de su expropiación, antaño mayor productor de azúcar de caña del planeta, que en la cosecha de 1953 generó 1 millón 383 mil 653 sacos de 325 libras, en la zafra recién concluida solo generó 67 mil 197 toneladas de las prácticamente 90 mil que tenía planeadas.

De los 4 centrales azucareros activos en Las Tunas, ninguno cumplió sus planes de producción, salvo el Majibacoa, una eficaz, mas pequeña industria que generó 8 mil toneladas más de las predecidas.

El antaño central Francisco, ya antes perteneciente a la provincia Camagüey, ahora bajo jurisdicción de Las Tunas, situado en las fértiles tierras de la costa sur, solo generó 5 mil 410 toneladas de azúcar, 3 mil menos que en la zafra 2017-2018.

Aunque se le tenga como oveja negra, esa baja preparación del antaño central Francisco, es un reflejo de la decreciente producción de azúcar en toda Cuba. Si bien las autoridades cubanas no han revelado cifras oficiales, disfrazando estas con números porcentuales de desarrollo respecto a la precedente cosecha, fuentes independientes consideran que en la pasada zafra no se superaron las uno con tres millones de toneladas de azúcar.

En su muy detallada monografía “El ingenio”, que exhibe las cantidades de producción desde 1840 y hasta 1967, Manuel Moreno Fraginals refiere que justo hace 100 años, en 1919, Cuba generó cuatro millones 180 mil 621 toneladas de azúcar.

Esa producción prácticamente fue duplicada 33 años después. En 1952 Cuba generó siete millones, 298 mil 23 toneladas de azúcar. Para lograr esa producción empleó 59 millones 537 mil 933 toneladas de caña, con desempeño de azúcar de 12,62, esto es, como promedio, 41,85 toneladas de caña por hectárea y cinco,13 toneladas de azúcar por hectárea.

Paralizando el país, convirtiendo soldados y burócratas en cortadores de caña y haciendo mismo de machetero, después de roturar potreros, talar frutales y echar abajo platanales y cuantos cultivos se interpusiesen en la siembra de cañaverales, en 1970, en la llamada “zafra de los diez millones”, el entonces primer ministro Fidel Castro solo logró generar ocho millones 538 mil toneladas de azúcar, apenas 1 240 toneladas más que 18 años ya antes, en la zafra de 1952.

En un país como Cuba, que fuera en el siglo pasado el mayor productor de azúcar de caña del planeta, donde nuestros mayores acostumbraban a expresar, “sin azúcar no hay país”, ponderando de este modo la relevancia de la industria azucarera para la nación, no solo en lo económico sino más bien asimismo en sus tradiciones socioculturales y en el carácter nacional, efectivamente, he de ser vergonzoso difundir las irrisorias cifras de producción de azúcar pasados ya 19 años en el siglo veintiuno.

Ahora cabe preguntarse: ¿El azúcar se sumará al doble racionamiento que el día de hoy tienen los cubanos?

Escribí “doble racionamiento” por ser el que el día de hoy existe en Cuba. Uno es el existente desde ya hace 57 años, cuando fue decretada la Ley 1015 el 12 de marzo de 1962, instituyendo la cartilla de racionamiento. Otro es el que ha ido estableciendo el gobierno desde el desabastecimiento de comestibles, regulando la venta de productos ya liberados del racionamiento.

A 4 libras por cabeza por la cartilla de racionamiento, se precisan más de 255 mil toneladas anuales para aprovisionar ese mercado. Súmele la venta liberada, a 6 pesos la libra de azúcar parda y a 8 pesos la refinada; más la que venden en TRD (Tiendas Recaudadoras de Divisas) a 1.80 CUC el kilo.

Añádase, el azúcar que consumen unidades militares, policiales, prisiones, centros de salud, escuelas… y la consumida por los millones de visitantes que se aúnan anualmente a la población nacional.

Y, va a haber contratos internacionales que los suministradores de azúcar van a deber cumplir.

Luego… Otra vez pregunto: ¿El azúcar se sumará al doble racionamiento? Para adquirir arroz doblemente racionado son ya grandes las colas. Las autoridades debían contestar al pueblo.



[ad_2]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here