Harden y Paul dejan a los Spurs fuera de los puestos de playoffs

La tercera derrota sucesiva de los de Popovich activa todas y cada una de las alarmas. Las eliminatorias no se juegan sin los Spurs desde hace 21 años.

Es verdad que soy joven, mas no recuerdo unos playoffs sin los San Antonio Spurs. Dirigidos por un Gregg Popovich que va a ser reconocido como de los mejores entrenadores de la historia de la liga (si no el mejor…), los texanos acumulan 20 temporadas sucesivas de eliminatorias. La mejor marca de la NBA, claro. ¿Terminará la increíble ráfaga esta temporada?

Si preguntan a cualquier profesional o bien apasionado de la liga sobre el proyecto de San Antonio, la palabra ‘eterno’ no va a tardar en aparecer subrayada en la charla. Y la verdad es que esa ha sido la sensación que ha dado en los últimos tiempos. Sensación de ser un proyecto que retaba y reta todas y cada una de las leyes de regeneración de una liga que empuja a los peores equipos a fin de que la rueda gire. Hasta donde se pueda.

Los Spurs salieron el día de ayer al Toyota Heart tras encadenar derrotas en el Oracle (Warriors) y en el Chesapeake (Thunder). El calendario tiene estas cosas… Mas no nos quedemos con los 3 últimos partidos: desde el uno de febrero han ganado 3 veces y perdido 11. Semeja que , la salvedad que confirma la regla, la anomalía que evita la rueda, tampoco son eternos.

Mucho Capela en los 2 lados de la cancha (13+9, intimidación y mates), un segundo cuarto fantástico de Chris Paul tanto en la dirección como en los lanzamientos desde los codos (las metió de todos y cada uno de los colores: 18+eight last) y un tercero torero de James Harden (28+6+6), que volvía tras descansar en la ciudad de Dallas. Más que suficiente a fin de que los sacrificios de un buen Tony Parker y un atinado Bertans quedasen en un intento de primera parte…

Sin Kawhi Leonard (se habla de un posible regreso este jueves), sin LaMarcus Aldridge (molestias) y sin Manu Ginobili (reposo), los Spurs no daban para más. Y a Popovich le toca ahora preparar a los suyos para una genuina guerra: con 15 partidos por jugar, los Spurs son décimos en el oeste, empatados con noveno (Palitos de pollo), octavo (Jazz) y séptimo (Clippers) y a 2 partidos del cuarto (Thunder).

La dinastía eterna jamás había estado tan expuesta. Jamás había vivido tan al máximo.

Titulares y Más

Todo el acontecer deportivo de Estados Unidos y del mundo en tu magazine digital - Te informamos y tú... ¿qué opinas?