La derrota de Manny Pacquiao ante Jeff Horn ha traído mucha cola por lo discutido de su resolución. Ha habido muchos análisis y el fraude ha sobrevolado el resultado. Pacquiao mostró su descontento de forma mesurada, mas ha sido la Junta de Juegos y Diversión de Filipinas (GAB) la que fue un paso más allí. La GAB solicitó a la Organización Mundial de Boxeo (WBO, en inglés) la revisión del resultado del combate. El organismo estudió esa solicitud y fue su presidente, Francisco Valcárcel el que anunció los pasos que proseguirán.

Estaría muy agradecido si el GAB pudiese suministrar cualquier patentiza que indique fraude o bien violación de la ley”, apuntó Valcárcel en una carta. Además de esto, agregó que 5 jueces examinarán la pelea, mas que el resultado del combate solo se alteraría si se prueba un fraude deliberado en los jueces o bien el árbitro. Eso sí, Valcárcel asimismo reflejó la confianza en los suyos. “Los oficiales que participaron en esta pelea son todos profesionales, distinguidos, sinceros y venerables seres humanos”, concluyó.

Por consiguiente, Pacquiao solo tiene una alternativa de redimirse: la revancha. En esa línea se manifestó el nuevo vencedor, Jeff Horn. El australiano lo tiene claro “Estoy presto a entregar una revancha. Si desea que lo haga, lo vamos a hacer. De él depende, es quien debe decidir”. Además de esto, Horn asimismo apuntó que esa queja no pensaba que llegara de una parte del pugilista filipino. “No creo que Pacquiao haya dicho eso. Puede que haya sido su equipo. Pacquiao se mostró humilde tras la derrota y admitió la resolución de los jueces”, concluyó Horn.