Cristiano, mediante su ambiente, ya le ha comunicado al la villa de Madrid que ha alterado de idea y que su psique está puesta en continuar en el club blanco. Tras el seísmo generado por la portada de A Bola del dieciseis de junio, en la que se aseguraba que el crack había tomado la resolución inapelable de desamparar el Madrid, el mensaje recibido por el club de una parte de Cristiano ha devuelto la calma al Santiago Bernabéu.

De entrada, la defensa pública que Florentino Pérez hizo del delantero portugués tras ser reelegido presidente del Madrid ha sido suficiente razonamiento a fin de que el jugador sintiese el apoyo del club y se replanteara la idea con la que terminó la temporada: desamparar el Madrid. No obstante, esa nueva resolución de continuar en el club blanco y cumplir el contrato (hasta dos mil veintiuno) que firmó el pasado seis de noviembre, aún podría mudar en unos días. Por eso el mensaje de calma que transmite su ambiente tiene cierta ambigüedad: “De instante está todo bien, sosegado. Ya no hay inconveniente. Veremos qué sucede…”.

El motivo por el que absolutamente nadie asegura rotundamente que Cristiano va a proseguir en el Madrid la próxima temporada es por el hecho de que todo podría mudar el próximo treinta y uno de julio. Ese día el portugués declarará en calidad de investigado a las 11:00 horas frente al juez de Instrucción Decano de Pozuelo de Alarcón por 4 supuestos delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre los años dos mil once y dos mil catorce y que supondría, aparentemente, un fraude tributario de catorce con siete millones de euros. La Fiscalía ya tiene preparado el interrogatorio que le efectuará al crack portugués, en razón de los rastros que ha presentado la Hacienda. Del resultado de esa vista preliminar podría depender el futuro de Cristiano en el Madrid.

Mientras, el jugador se halla gozando de sus vacaciones y sostiene la ley del silencio. Tras la derrota sufrida por Portugal ante Chile el pasado miércoles en la Copa Confederaciones la selección le liberó a fin de que pudiese viajar inmediatamente a la capital española y conocer a sus 2 hijos recién nacidos (Mateo y Eva).

Zidane, que charló con él a lo largo de la Copa Confederaciones, cuenta con tenerle a sus órdenes el próximo 3 de agosto, cuando el equipo acabe la vira por USA.