Chile procurará este domingo (1:00 p.m. de Perú y 2:00 p.m. de Chile / Transmisión DirecTV y Latina) en la final de la Copa Confederaciones el tercer título internacional de su generación dorada frente a una hambrienta Alemania, cuya apuesta por los jóvenes ha sido un éxito.

La Roja y la “mannshaft” ya se habían visto las caras en la primera fase del campeonato, partido en el que el equipo chileno se adelantó a través de Alexis Sánchez y fue mucho mejor en la primera parte, mas el partido terminó en empate (1-1).

Alemania está sobre aviso, puesto que los chilenos desmantelaron a los teutones con una presión agobiante en toda la cancha, que los acólitos de Joachim Löw no pudieron contrarrestar hasta el momento en que La Roja retiró el pie del acelerador.

Los 2 equipos han evolucionado desde ese momento, si bien en ese partido quedó claro que tanto chilenos como alemanes apostaban por un futbol abierto, alejadísimo del conservadurismo del otro preferido, Portugal.

Si bien los chilenos no han sido capaces de ganar ninguno de los 3 últimos partidos en los noventa minutos normativos -a Portugal la suprimieron en semifinales en la tanda de penaltis-, han cumplido con los pronósticos y se han metido en la final a la primera.

El contrincante es la campeona mundial, mas los chilenos no desean desperdiciar la ocasión de prolongar su ráfaga, en tanto que ganaron las 2 finales precedentes frente a la Argentina de Messi en la Copa América.

En el caso de ganar la Copa Confederaciones -lo que les transformaría, conforme Vidal, “en el mejor equipo del planeta”-, nada les va a impedir soñar con hacer algo grande en el Mundial de Rusia del próximo año, siempre y cuando La Roja se clasifique.

La condición física de los futbolistas chilenos no habría de ser un inconveniente, en tanto que a pesar de contar con un día menos de reposo, superaron meridianamente a los portugueses en la prórroga.

La mejor nueva para Pizzi es que Claudio Bravo ha vuelto en grande, en tanto que tras perderse los 2 primeros partidos del campeonato fue el héroe de las semifinales.

Si a eso le sumamos la seguridad que transmiten Jara y Medel, Chile es otro equipo que puede dedicarse a agredir a sabiendas de que sus espaldas están bien cubiertas.

Como en partidos precedentes, la clave van a ser los laterales largos de Chile, Isla y Beausejour, si bien el control del centro del campo con Arturo Vidal y Marcelo Díaz es esencial si Pizzi desea impedir las incursiones de los jugadores de la segunda línea.

Con independencia de quién gane la final, el experimento de Löw ha dado resultado, puesto que jugadores como el propio Goretzka, Werner o bien Brandt han crecido en cuestión de un par de semanas hasta transformarse en jugadores de primer nivel.

Los alemanes han crecido conforme avanzaba el campeonato y mejoraba la química entre los jugadores, que apenas habían jugado dos partidos juntos ya antes de la Copa Confederaciones.

Está claro que Alemania tiene pegada -han marcado 7 goles en los últimos 2 partidos-, mas a su juego le ha faltado a veces pausa y continuidad, aparte de que la defensa no se ha mostrado ni muchísimo menos desagradable.

Löw ha hecho ciertos cambios, como dejar en el banquillo a Mustafi, mas ha sido el barcelonista Ter Stegen quien ha debido salvar los muebles en no pocas ocasiones, en especial en las semifinales ante México, en las que fue providencial.

Esta vez, son los alemanes los que cuentan con un día menos de reposo, mas el seleccionador alemán ha rotado al equipo a lo largo de todo el campeonato, con lo que sus futbolistas van a llegar frescos a la enorme final.

Según parece en partidos precedentes, los chilenos van a deber anudar muy de cerca a Goretzka, el jugador revelación del campeonato, puesto que absolutamente nadie ha sido de momento capaz de frenar sus llegadas desde atrás como un tren de mercaderías.

A México le hizo 2 goles en los primeros diez minutos, mas es que asimismo está el muy, muy joven Werner, quien semeja haber solucionado los eternos inconvenientes de Alemania para localizar un delantero en condiciones.

El equipo que gane la final anotará por vez primera su nombre en un campeonato que fue ganado en 4 ocasiones por Brasil, cuyo legendario delantero, Ronaldo Nazario, va a ser quien traiga la copa al estadio.

Alineaciones probables:

Chile: Bravo; Isla, Medel, Jara, Beausejour; Hernández, Díaz, Aránguiz, Vidal; Vargas y Alexis Sánchez.

–  Ter Stegen; Ginter, Ruediger, Suele; Kimmich, Rudy, Goretzka, Hector; Stindl, Draxler; Werner