La Fiscalía admite substituir por una multa de doscientos cincuenta y cinco mil euros la condena de veintiuno meses de prisión que la Audiencia de Barna impuso al futbolista Lionel Messi por defraudar cuatro con uno millones de euros y tampoco se opone a que se le suspenda la entrada en cárcel, por carecer de antecedentes.

Conforme han informado a Efe fuentes jurídicas, la Fiscalía se ha mostrado conveniente a la suspensión de la pena de cárcel de Messi y su padre en un escrito que presentó el día de ayer frente a la sección octava de la Audiencia de Barna, que los condenó a veintiuno y quince meses de prisión, respectivamente, por un fraude fiscal de cuatro con uno millones en los ejercicios de dos mil siete, dos mil ocho y dos mil nueve.

Una vez que el Tribunal Supremo (TS) confirmara el mes pasado de mayo la condena por fraude fiscal al futbolista, la Audiencia de Barna debe ahora ejecutar la sentencia y decidir si reemplaza la pena de cárcel por una multa o bien, de forma alternativa, si se le suspende la entrada en la prisión teniendo presente que Messi carece de antecedentes penales y no ha sido condenado a más de un par de años.

La defensa de Messi y su padre ha pedido a la Audiencia que le reemplace la pena de prisión por una multa o bien, subsidiariamente, que se le suspenda la entrada en cárcel, toda vez que el futbolista no vuelva a infringir la ley a lo largo del tiempo como condena, han informado fuentes jurídicas.

En su escrito dirigido a la Audiencia, el fiscal apoya como primera opción que la pena de prisión de Messi y su padre sea reemplazada por multa, toda vez que se les imponga la cuota máxima, que es de cuatrocientos euros diarios, lo que suma un total de doscientos cincuenta y cinco mil euros.

De forma alternativa, en caso de que la sala rechace la substitución de los meses de prisión por una multa, la Fiscalía ha manifestado que no se opone a que se les suspenda la entrada en cárcel, por un periodo de 3 años en que no podrían ser de nuevo condenados a peligro de entrar en la prisión para cumplir las dos penas.

El ministerio público admite suspender la pena del futbolista y su padre, teniendo presente que son “criminales primarios”, que carecen de antecedentes penales, y que los dos admitieron devolver a Hacienda los cuatro con uno millones de euros defraudados, con lo que no quedan cantidades pendientes de pago en término de responsabilidad civil.

El pasado veinticuatro de mayo, el Supremo confirmó la condena a veintiuno meses de prisión por 3 delitos contra la Hacienda pública que la Audiencia de Barna impuso a Messi y rebajó a quince meses la de su padre por la mitigante de reparación del daño.

El Supremo cree acreditado que el delantero del FC Barna y su padre evadieron cuatro con uno millones de euros de las ventajas logrados por la explotación de sus derechos de imagen, a través de un entramado de sociedades interpuestas.

Aparte de la pena a cárcel, la condena del Supremo incluye multas de dos millones de euros al futbolista y de 1.395.000 euros a su padre, unos cien euros menos que la que la Audiencia de Barna había impuesto en su sentencia al padre de Messi.