Chile le disculpa la vida a Alemania en un partido que merecía ganar y que, fruto de un desatiendo, acaba igualado 1-1 en la Arena Kazán. Con este resutado, chilenos y germanos lideran el Conjunto B con 4 puntos, si bien La Roja tiene mejor diferencia de goles.

Parecía el planeta del revés el jueves de noche en la capital de la zona de los tártaros. Chile era una máquina perfecta, engrasada, que funcionaba impecable y Alemania era un conjunto imberbe, inquieto y errante.

Chile clavó su bandera en el medio del campo y no la movió de ahí a lo largo de 40 minutos. ¿De qué manera lo hizo? Con una presión agobiante que, por instantes, sacó a quicio a los siempre y en todo momento impasibles alemanes.

Ter Stegen se la pasa a Mustafi, para comenzar el ataque desde atrás. El central juega por el medio, la pincha Vidal y le cae a Alexis. El tocopillano se la devuelve a Vidal, este la toca de primera y recibe una falta horrible del defensor germano del Arsenal. Le llega a Alexis y define con puntazo al primer palo. gol de Chile. Corrían 6 minutos. El equipo más viejo del campeonato le ganaba al más joven.

Mas la historia no acababa ahí. A los 10′ gana el cabezazo Pedro Pablo Hernández en el área alemana y a los 19′ el travesaño se estremece con un derechazo de Eduardo Vargas desde fuera del área. Chile no le presta la pelota a Alemania. Los veteranos juegan a tocar de primera y los jóvenes corren tras el balón.

Draxler procura dirigir el ataque alemán. Mas ni tan siquiera eso pueden hacer sosegados los germanos. Un despeje de Vidal en plena área chilena le llega a Eduardo Vargas y Alexis, quienes prácticamente anotan el segundo en un contragolpe asolador.

Chile tenía ahogada a la Mainschaft. Mas a los cuarenta y uno minutos, Alemania se rencontró con lo más profundo de su historia. Emre Perro tuvo un callejón solitario para deambular 25 metros. Cuando le sale Medel, habilita al Héctor, centro en carrera y Stindl, como 9 clasico, la envío adentro. Exactamente la misma jugada que años atrás hicieron Overath con Gerd Müller, Littbarski con Rummenigge o bien Brehme con Voeller, le daba la salvación al equipo de Joachim Low.

Chile no cambia de guión en el complemento. Alexis lo tuvo en un tiro libre muy cerca del larguero. Vidal gana 2 cabezazos en el área contrincante, mas no llega cómodo para delimitar. Alemania, en tanto, ataca con temor, por miedo al contraataque chileno.

A la Roja le faltaba la puntada final y, en la desesperación, Alexis se gana amarilla por lanzar la pelota lejos tras el cobro de una situación de adelanto. Medel padeció una lesión muscular al salir persiguiendo a Cánido y debió ingresar Paulo Díaz en su sitio.

Chile prosiguió atacando, mas sin la claridad precisa para dar la puntada final. Alemania acabó replegada y defendiendo. Y el equipo de Pizzi como dominador. Pudo ser un día histórico. Faltó poquísimo.