Al mexicano le agradan las novelas y entre más drama, mejor. El Tri, llegaba con 5 victorias al hilo frente a los neozelandeses y los kiwis se metieron al Estadio Olímpico Fisht con nueve derrotas y un empate en diez juegos disputados en Copa Confederaciones. Mas México, que perdía hasta los 54 minutos, acabó padeciendo y pidiendo la hora para vencer por un apretado dos-1 y apropiarse durante un momento del liderato del Conjunto A.

La Selección de las ocasiones debió superar un planteamiento táctico que va a ser muy cuestionado por las comodidades que ofreció frente a un equipo enclenque y sin estrellas, mas al final, aun con 2 cambas obligados por las lesiones de Carlos Salcedo y Héctor Moreno (quien había ingresado a reemplazarlo) el técnico colombiano puede decir que ganó un partido más en su era y que tiene a los verdes con posibilidades de clasificarse a la segunda ronda de la Copa.

El moderno inmueble situado en el complejo olímpico de Sochi tardó en meter gente a sus gradas, mas con capacidad para cuarenta y ocho mil espectadores, mas los veinticinco mil ciento treinta y tres que pagaron su billete no quedaron defraudados, puesto que el juego ofreció 3 goles, polémica, una entretenida voltereta y hasta una bronca sobre el final del cotejo, que no pasó a mayores.

El partido

Los primeros treinta se fueron y el N. Zelanda aspiraba a algo más que su segundo cero a cero en esta justa, aun Chris Wood, su capitán y centro delantero, tuvo las 2 más claras para su equipo, forzando a Alfredo Talavera a emplearse a fondo para sostener su meta en cero.

A los treinta y dos minutos del primer tiempo, Chris Wood chocó con Carlos Salcedo en el área mexicana; el defensor rodó por el césped y en la caída se hirió el hombro izquierdo. El árbitro, Bakary Gassama, de Gambia, no apreció el hecho y dejó proseguirse las acciones. De esta forma, el propio Wood recibió nuevamente el balón y sin marca pateó a puerta provocando una enorme atajada del meta mexicano. Inmediatamente, Juan Carlos Osorio, técnico de los verdes brincó de la banca para lanzarle cualquier cantidad de insultos al inglés, Anthony Hudson, por la carencia de Fair Paly de sus dirigidos. El tema no pasó a mayores.

Después de 3 avisos que no supo solucionar, al fin, a los cuarenta y dos minutos Wood marcó su primer gol en la Copa y tercero de su país en la historia de este campeonato. La jugada empezó con una distracción de Marco Fabián (una más), puesto que en zona de seguridad procuró mudar el juego a la izquierda y le obsequió el balón a Marco Rojas, quien de primera se lo filtró a Wood a la entrada del área a fin de que el capitán patease un firme derechazo a la derecha del seguro arquero mexicano, Talavera.

Al arranque de la segunda mitad, exactamente el mismo Wood tuvo un codo con codo contra Talavera y el toluqueño le volvió a ganar la partida con un genial lance a los pies.

Hasta los 54 minutos de la segunda mitad vino el empate de los aztecas. Raúl Jiménez empató los cartones con una jugada de toques veloces recorriendo la entrada del área contrincante, hasta el momento en que por derecha el del Benfica se viró sobre su eje y sacó tremendo disparo de derecha que se incrustó en el ángulo superior derecho de la meta de Stefan Marinovic.

El segundo del Tri se puede decir que fue un golazo de Javier Aquino, anotado por Oribe Peralta. Al minuto setenta y dos de tiempo corrido, el de los Tigres de la ciudad de Monterrey se hizo un traje de matador con Dane Ingham, al que dejó sembrado por se parcela derecha, para entonces ponerle media gol a Peralta, que hizo bien lo propio al golpear con técnica y potencia el esférico.

A final, hasta el VAR debió intervenir para asistirle al silbante a enseñar tarjetas amarillas tras una bronca que estuvo apunto de pasar a mayores. Aun jugadores mexicanos salieron de su banca a detener a Osorio, uno de los implicados en los empujones y reclamos. Las diferencias empezaron pues en una jugada de contragolpe Diego Reyes tomó de la camiseta a Michael Boxall, mas este en su desesperación le tiró una plancha a Héctor Herrera, quien reaccionó mal contra el atacante.

Detalle

Uno de los asistentes al inmueble, el neozelandés George Kevin Maradona, quien prosigue a su selección por todo el planeta y e inclusive estuvo presente en la ciudad de Guadalajara, México, para apoyarlos en mil novecientos noventa y nueve, proseguirá aguardando una mejor ocasión para festejar la primera victoria de sus amados kiwis en una Confederaciones. Mas este miércoles estuvieron muy cerca, cuando menos de su segundo empate.