En las oficinas de los golden State Warriors trabajan sin reposo para procurar sostener al núcleo duro. Con el súper máximo de Curry asegurado (firmará por 205 millones y 5 campañas), la franquicia está volcada en renovar a Kevin Durant, Andre Iguodala y Shaun Livingston. El ‘caso KD’ semeja tener solución simple, mas el de Iggy podría ser bastante más difícil, como publicaba el día de ayer Shams Charania en The Vertical.

Si bien Durant va a salir de su contrato para firmar un nuevo 1+1 que comenzará en 31,8 millones de dólares estadounidenses (disculpando prácticamente 4 millones al no buscar su máximo largo esta temporada) a fin de que los Warriors tengan más comodidades en el momento de retener a Iguodala merced a los Bird Rights, el alero que fue MVP de las Finales dos mil quince podría estimar un cambio de aires en la agencia libre. El mercado NBA, que no para de medrar, podría ofrecer 20 millones por temporada a un jugador como Iguodala, un costo que, obviamente, no podrían igualar en Oakland (en la Bahía podrían ofrecer entre ocho y doce millones anuales).

Conforme Charania, los otros equipos interesados en el alero de los Warriors serían los Utah Jazz, los Angeles Clippers, los Minnesota Timberwolves, los Atlanta Hawks y los Chicago Bulls.