EI Juzgado de Pozuelo de Alarcón tiene experiencia en casos de fraude fiscal. Quizá por el hecho de que está en el ayuntamiento con la renta media más alta de España. Sobre la jueza del Número 1, Mónica Gómez Ferrer, recaerá la demanda de la Fiscalía contra Cristiano Ronaldo por supuesto fraude fiscal de catorce con siete millones.

La juez Gómez Ferrer, que tiene experiencia en otros casos mediáticos como el ataque a la capilla de la Complutense por la parte de Rita Maestre, deberá tomar la primera gran resolución del caso Cristiano: archivar la demanda de la Fiscalía de la villa de Madrid o bien comenzar la instrucción que desembocaría en el juicio oral.

La primera cosa que va a hacer la juez (que tiene 6 meses de plazo o bien hasta dieciocho si declara la dificultad de la causa) para enseñar el proceso es estudiar la firmeza de la demanda. Va a ser rarísimo que eche atrás una acusación del ministerio fiscal.

Si se inicia el procedimiento, la juez llamaría a declarar como investigado (encausado) a Cristiano, como a las personas de las que haya rastros de que intervinieron en el supuesto fraude, como inductores. Agotada la fase de instrucción, en su caso, si la jueza estima que los rastros contra Cristiano son consistentes, remitiría las actuaciones a la Audiencia Provincial de la capital española para el enjuiciamiento del jugador portugués y fijaría data para el juicio oral.

Cristiano Ronaldo tendría obligación de comparecer tanto frente al juzgado de Instrucción de Pozuelo como frente al de la Audiencia de la villa de Madrid siempre y cuando sea convocado por los jueces, y esto con independencia de que prosiga en España, deje el Real Madrid o bien se vaya a jugar a otro país. El último ejemplo, en un caso afín, lo tenemos con Di María, que debió comparecer en la sede judicial de la Plaza de Castilla el pasado marzo, siendo jugador del PSG. De no hacerlo, la Justicia podría cursar orden de busca y atrapa.

Si el portugués es convocado como encausado tendría sesenta días desde ese instante para conseguir una reducción de pena, si paga lo defraudado más la multa y los intereses, siempre y cuando entonces resultara condenado. Mas llevarle al banquillo es una resolución que depende de que la juez de instrucción estime sólidos los rastros contra el futbolista.