GOLDEN STATE WARRIORS

-Kevin Durant: treinta y nueve con siete minutos, treinta y cinco con dos puntos, ocho,4 rebotes y cinco,4 asistencias. NOTA: 10. Las Finales de Durant, muy justo MVP unánime, van a pasar a la historia de la NBA. Una válvula de escape toda vez que su equipo estuvo en apuros y una diferencia simplemente insuperable para los Cavaliers, gigante, respecto al duelo de dos mil dieciseis entre estos mismo equipos. Estratosférico ciento treinta y nueve de rating ofensivo, increíble sesenta y nueve con ocho por ciento de true shooting percentage, cincuenta y cinco-cuarenta y siete-noventa y dos por ciento en tiros (de 2, triples y tiros libres…) y, atrás, minutos tremendo como defensor del aro o bien emparejado con LeBron… Puso su firma a todos y cada uno de los triunfos, en el quinto apareció con canastas muy difíciles toda vez que los Cavs apretaban y en el tercero dejó un triple ante LeBron James que es historia de las Finales. Superlativo.

-Stephen Curry: treinta y siete con siete minutos, veintiseis con ocho puntos, ocho rebotes y nueve,4 asistencias. NOTA: 10. No se quedó lejos del triple-doble de promedio y birló dos,2 bolas de media. Números de MVP sin serlo y un despliegue excepcional para un jugador que llegó en totalidad física y dejó atrás su mal recuerdo de las Finales dos mil dieciseis. Curry supo leer el juego, halló muchos puntos cerca del aro, muchos pases para sus compañeros y asistió en defensa. Muy definitivo (+52 para él en los 3 primeros partidos, cara el tres-0) y superior a Kyrie Irving en el duelo de bases que perdió hace un año. Fabulosas Finales para un jugador único.

-Andre Iguodala: veintiocho con dos minutos, ocho,6 puntos, tres,2 rebotes y tres,4 asistencias. NOTA: 10. Alén de los números, Iguodala ha vuelto a ser un jugador determinante, un caso de compromiso y la navaja suiza que da sentido a los mejores quintetos de los Warriors. El MVP de las Finales dos mil quince olvidó sus inconvenientes de espalda de hace un año, llegó en forma y jugó una serie espléndida: inteligente, físico, espléndido y definitivo en instantes trascendentales, terminó la Final con el mejor +/- de todos y cada uno de los participantes: +60. Refulgente en los 2 primeros partidos, se superó a sí mismo en el quinto: veinte puntos, defensas esenciales a Kyrie Irving, muchos minutos emparejado con LeBron… Un jugador sin el que sería imposible (alén del big four) imaginar y acotar a estos Warriors.

-Klay Thompson: treinta y seis,5 minutos, dieciseis con cuatro puntos, cuatro con ocho rebotes y dos,2 asistencias. NOTA: 9. Klay es tan bueno que se le demanda perseguir por toda la pista a Kyrie Irving y meter un buen montón de puntos. Lo último no ha podido hacerlo si bien rompió su bache en el tiro en el trascendental tercer partido, en el que metió treinta puntos. En el quinto no vio aro en la primera parte mas anotó canastas fundamentales tras el reposo. Y, sobre todo, padeció a Kyrie en Cleveland mas le dejó en los partidos de Oakland en veintitres puntos de media… bajo el cuarenta por ciento en tiros. Capaz de emparejarse con LeBron y soportar a Love en el poste, su capacidad protectora es vital para el sistema de cambios incesantes de los Warriors y su predisposición para ponerse siempre y en toda circunstancia al servicio del equipo, fenomenal.

-Draymond Green: treinta y cinco con cuatro minutos, once puntos, diez,2 rebotes, cuatro con ocho asistencias. NOTA: 8. Una Final compleja para un Green que contuvo a tiempo sus emociones en los partidos de Cleveland, donde jugó nerviosísimo y estuvo a puntito de caer en viejos fallos. No obstante, y apartado de su versión más refulgente, fue fundamental su defensa en, por poner un ejemplo, el final del tercer partido, cuando los Warriors remontaron y pusieron el tres-0. Continuamente en inconvenientes de faltas y no muy atinado en el tiro exterior, formó una parte de las mejores unidades de su equipo (+40 en pista, solo tras Iguodala) y asimismo marcó el cambio del quinto partido desde la defensa y al lado de David West. Con avatares y varios líos, Green terminó cumpliendo con su parte.

-Shaun Livingston: quince minutos, seis,6 puntos, 1 rebotes, uno con dos asistencias. NOTA: 7. El séptimo hombre fue de nuevo ultra fiable, no bajó del cincuenta por ciento en tiros en los 4 últimos partidos (14/23) y combinó en diferentes papeles de los quintetos pequeños cuando se cargaron de faltas Green o bien Klay Thompson. Un jugador idóneo para estos Warriors… y para cualquier equipo de baloncesto.

-David West: diez minutos, cuatro con dos puntos, dos rebotes y 0,6 asistencias. NOTA: 7. Por segundo año sucesivo, excusó dinero (ya antes con los Spurs) para ser vencedor y ya lo ha conseguido: con treinta y seis años, cumple un rol muy específico mas esencial en la rotación. La Final se jugó en muchos tramos fuera de su ritmo mas en el quinto partido apareció con unos minutos fantásticos en los que templó la defensa y anotó dos canastas cuando más padecía su equipo, que pasó de perder de ocho a ganar de diecisiete gracias en parte a West, que ha ejercido aparte de guía espiritual de Draymond Green. Esos minutos del quinto partido dan sentido para él a la época. Y el anillo, a una carrera de primera categoría.

-Patrick McCaw: seis,8 minutos, dos,2 puntos, dos rebotes y 0,4 asistencias. NOTA: 6. Un rookie número treinta y ocho del draft jugando en unas Finales, padeciendo contra Kyrie Irving y anotando dos canastas esenciales en el partido definitivo. Kerr confía de forma ciega en un swingman con un enorme futuro, inteligente y trabajador, que soportó el tipo para permitir esos descansos de los titulares que daban tanta ventaja a su equipo en los finales de partido: jugó doce minutos en el quinto.

-Zaza Pachulia: trece con dos minutos, tres,2 puntos, dos,8 rebotes y 0,4 asistencias. NOTA: 5. De más a menos conforme avanzó una Final en la que su equipo terminó siendo mucho mejor sin él en pista. Cumplió con su misión, que no era otra que poner físico y dureza con el quinteto titular, y en los 2 primeros partidos logró sacar de su zona de confort a Tristan Thompson en la riña por el rebote. Después fue a menos y solo jugó diez minutos en el quinto partido. Mas hizo siempre y en toda circunstancia lo que su equipo precisó de él. Y es ya vencedor de la NBA.

-JaVale McGee: cinco,6 minutos, dos,8 puntos, dos,5 rebotes y 0,5 tapones. NOTA: 4. Feliz final para el año de la redención de JaVale, que en las Finales padeció, tal como presagiaban unos Cavs que deseaba aprovechar las lagunas de un jugador que, como prácticamente siempre y en todo momento, estuvo refulgente en sus picos mas muy mal en sus vales. Tuvo una enorme entrada en el primer partido mas pasó inadvertido después. Padeció mucho en Cleveland cuando los Cavs le atacaron tras los bloqueos y no jugó en el quinto partido. Mas su temporada ha sido un enorme éxito y una buena historia.

-Ian Clark: once,1 minutos, cuatro,8 puntos, 1 rebote y 0,8 asistencias. NOTA: 4. Trata de que la segunda unidad juegue con ritmo y sume puntos mientras que descansa Stephen Curry, mas su equipo aguardaba un tanto más de él esta temporada tras la salida de jugadores como Barbosa. Incluso de esta forma no desentonó en la que es su línea frecuente y es parte del núcleo de un vestuario en el que está muy integrado.

-Matt Barnes: uno con ocho minutos, 0,6 puntos, 0,2 rebotes y 0,4 asistencias. NOTA: 4. La lesión de Kevin Durant en el primer mes del año le abrió (y se las cerró a José Manuel Calderón) las puertas del equipo en el que fue feliz entre dos mil seis y dos mil ocho. Con treinta y siete años se ha proclamado vencedor con los Warriors, donde ha hecho piña y ha salido a poner dureza cuando se le ha necesitado. No en las Finales: nueve minutos totales y un triple anotado en el primer partido.

-James Michael McAdoo: dos,8 minutos, 1 puntos, 0,5 rebotes. NOTA: 3. McAdoo tiene 2 anillos de vencedor de la NBA. Cosas. Pasa los partidos en el banquillo salvo en minutos de la basura o bien cuando Kerr precisa un cuerpo como recurso para dos defensas o bien algún minuto en el que desea eludir una falta personal superflua de otro jugador. Ese es su rol.

CLEVELAND CAVALIERS

-LeBron James: cuarenta y 2 con cuatro minutos, treinta y 3 con seis puntos, doce rebotes y diez asistencias. NOTA: 10. Terminó en -siete unas Finales en las que su equipo quedó en -treinta y cuatro y vio de qué manera apenas podía sentarse a reposar sin que sus compañeros fuesen inútiles de eludir parciales tremendos en contra. Primer triple-doble en la historia de las Finales, su nivel ha vuelto a ser sobrehumano si bien el cansancio (y la defensa de Iguodala, Durant, Green…) le pasó factura: del segundo tiempo del segundo encuentro al definitivo colapso del tercero. Podían haberle salido algo (no mucho) mejor las cosas… mas difícilmente podría haber hecho más. Enorme.

-Kyrie Irving: cuarenta,3 minutos, veintinueve con cuatro puntos, cuatro rebotes y cuatro,4 asistencias. NOTA: 6,5. En los partidos de Cleveland resurgió el mejor Kyrie, el que se asocia con LeBron para formar una pareja capaz de derruir cualquier montaña: treinta y ocho y cuarenta puntos con un 31/56 total en tiros. Mas aun en su pista, falló con el estoque al final del tercer partido, cuando los Cavs pudieron aferrarse a la eliminatoria. En los 2 primeros partidos no pudo con Klay Thompson y en el quinto comenzó realmente bien mas desapareció después y falló, con molestias de espalda, sus tiros del último cuarto. Y LeBron se quedó solo. Alén de que su talento le hace irreprimible cuando está en ráfaga y de que su cuarto partido fue antológico, los Cavs precisaban más de él (y con más consistencia) para tener opciones reales. Dada su capacidad, no fue una Final refulgente.

-Kevin Love: treinta y dos,2 minutos, dieciseis puntos, once,2 rebotes y 1 asistencia. NOTA: 6. Mejor que en dos mil dieciseis, útil en muchos instantes y no tan malo (o bien aun bueno) en defensa como otras veces, la realidad es que no tiene peso de súper estrella en pista. Hizo bastantes cosas bien mas falló en el triple, arma de la casa: 6/8 en el triunfante cuarto partido, 6/23 en los otros 4. Desparecido en el quinto, donde estropeó sus interesantes sensaciones de muchos instantes de las Finales y de unos buenísimos playoffs del Este. Los Warriors prosiguen siendo un contrincante contra el que (Draymond Green…) padece mucho.

-JR Smith: veintinueve con dos minutos, once,8 puntos, uno con seis rebotes y 0,4 asistencias. NOTA: 5,5: 1/6 en triples en los 2 primeros partidos, 19/31 en los 3 siguientes. El mejor rating ofensivo de su equipo (ciento treinta y cinco) mas un muy flojo ciento veinticinco en defensa. Los Cavs precisaban su versión de dos mil dieciseis, más sólida atrás y menos dependiente de sus destellos ofensivos. Sus triples sostuvieron vivo a su equipo en el quinto partido y en Cleveland jugó bien. Mas con el banquillo a un nivel tan pobre y frente a un contrincante como estos Warriors, su equipo precisaba (justa o bien inmerecidamente) más de él.

-Richard Jefferson: dieciseis,6 minutos, cinco,8 puntos, dos,4 rebotes, 0,4 asistencias. NOTA: 5. Con treinta y seis años, fue de nuevo el más consistente de la segunda unidad pues en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. No pudo ser tan influyente como hace un año pues el físico no dio más de sí mas aportó trabajo, profesionalidad, experiencia y recursos para el small ball. A esta altura, bastante difícil solicitarle más.

-Iman Shumpert: trece,3 minutos, tres,6 puntos, dos rebotes y 0,8 asistencias. NOTA: 3,5. Pasó de baza de cambio tras los 2 primeros partidos por su trabajo protector para liberar a Kyrie y LeBron a prácticamente desparecer (cuatro minutos en el quinto encuentro). Sus buenas pretensiones en defensa se marchan por el desagüe de una tendencia irritante a complicarse la vida en ataque. Tampoco metió los tiros abiertos y dio mucho menos de lo que habría que demandarle a un jugador de veintiseis años y prácticamente diez millones de contrato.

-Tristan Thompson: veintiseis,4 minutosm cinco,6 rebotes, cinco,8 asistencias, 0,8 tapones. NOTA: 3. Un desastre: once rebotes menos que Stephen Curry y la mitad prácticamente precisa de puntos y rechaces que en las Finales de dos mil dieciseis, en las que fue esencial para poner corpulencia y músculo contra el small ball de los Warriors y rasguñar posesiones extra. Solo llegó a diez rebotes en el partido que ganaron los Cavs y mejoró sutilmente si bien no lo bastante tras un arranque desastroso de serie en el que Lue no podía, literalmente, sostenerlo en pista. Mala temporada, con temas extradeportivos y cuestiones sobre su forma física, y unos playoffs adecuados en el Este… hasta el momento en que llegó la Final y aparecieron los Warriors.

-Kyle Korver: diecinueve,3 minutos, cuatro,4 puntos, uno con dos rebotes y 0,2 asistencias. NOTA: 2. Si Korver no pasa del treinta y uno por ciento en triples… ¿qué le queda? Solo anotó 2 en un partido… y fue en ese tercero en el que tuvo el de la prácticamente sentencia (ya antes del triple ya icónico de Durant), solo y desde un rincón izquierda en la que había sido el mejor tirador de la Regular Season. Los Cavs le ficharon para crear desajustes en partidos como estos, mas su tiro no estuvo ahí cuando más falta hizo. Y sin él… lo demás son problemas: instantes prácticamente cómicos cuando debía proteger a Kevin Durant.

-Deron Williams: doce,2 minutos, 1 punto, uno con seis rebotes, uno con dos asistencias. NOTA: 0. El horror. LeBron rogaba por un playmaker para la segunda unidad y Deron se halló, aún con treinta y dos años, frente a una ocasión única en una carrera que iba cuesta abajo. Mas sus Finales fueron terribles, con instantes vergonzosos y parciales con él en pista que aniquilaron a su equipo. Absolutamente fuera de forma, con prácticamente exactamente las mismas pérdidas que asistencias y sus cinco puntos concentrados en el cuarto partido: la prueba de que en ese les salió todo a los Cavs. En los otros 4, 0/13 con varios air balls y unas sensaciones impresentables.

-Channing Frye: once,2 minutos, dos puntos, tres rebotes, 1 asistencia. NOTA: 0. Solo jugó un partido, en el que firmó un 1/5 en tiros. Como hace un año, Lue no confía nada en él en el emparejamiento contra los Warriors. Y un jugador esencial para abrir la pista y aportar experiencia contra otros muchos contrincantes, se transforma en un ornamento insignificante. Y sin él, la rotación interior se queda corta. Culpa suya, de Lue o bien de los 2, un turista en las Finales.

-Derrick Williams: tres,4 minutos, dos,3 puntos, 0,3 rebotes y 0,3 asistencias. NOTA: 0. Otra de las razones por las cuales la presunta profundidad de plantilla del roster más costoso de la historia no era tal. diez minutos totales y poquísima aportación para la sombra de un número dos de draft que aún tiene veintiseis años y que amagó con relanzar su carrera tras su llegada a Ohio. Solamente. Lue no confió en él después ni cuando su equipo precisaba soluciones de urgencia y formas de que LeBron descansase por lo menos dos minutos seguidos.

-James Jones: dos,8 minutos, 0 puntos, 0,3 rebotes y 0 asistencias. NOTA: 0. Minutos de la basura y ni un triple testimonial (0/1) para un ilustre que, cuando menos, prosigue batiendo al lado de LeBron récords de Finales disputadas.

-Dahntay Jones: tres,5 minutos, tres puntos, uno con tres rebotes y 0 asistencias. NOTA: 0. treinta y seis años y muy atrás cualquier tiempo de relevancia para un jugador que apenas resalta ya por meterse en cualquier charco. Desde el banquillo a menos que se esté en los minutos de la basura, naturalmente.