Donato di Campli, agente de Marco Verratti, ha mantenido una reunidos este lunes por la mañana en Milán con Antero Henrique, nuevo directivo deportivo del PSG, en la que ha vuelto a trasmitir la pretensión de su representado de percibir ofertas y desamparar el club parisino. Henrique, substituto de Patrick Kluivert en el puesto, ha venido con otra idea. Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG, le transmite que desea renovarle y mejorarle su contrato, que acaba en dos mil veintiuno.

Lo de Verratti apunta a novelón. El jugador ha mostrado múltiples veces su predisposición a jugar en el F.C. Barcelona (“a cualquiera le agradaría estar allí”) y para Bartomeu y Robert es el enorme objetivo de la época. Aparentemente, en la negociación habría de ser de ayuda la presencia de un italiano experimentado en negociaciones como Ariedo Braida, su asesor internacional.

Mas solo una declaración pública del futbolista podría desbloquear la situación. Si Verratti anuncia en público su resolución de dejar el PSG, Al-Khelaifi podría cambiar de parecer y abrirse a una negociación.