Esta semana empezó una nueva temporada de la NBA. Con 4 argentinos en competencia y los mejores jugadores del planeta en la cancha, la liga nutre año a año una rueda que combina deporte y entretenimiento para mantener un negocio millonario que, conforme estimaciones del ámbito, podría movilizar hasta US dólares americanos ocho mil millones esta campaña.

El enorme dinamizador llegó desde los derechos de televisación. Desde esta temporada, entró en vigencia un nuevo contrato de la liga con ESPN y TNT. El vínculo se extiende por 9 temporadas y también implica un ingreso total de US dólares americanos veinticuatro millones en ese periodo. Son US dólares americanos dos mil trescientos millones por temporada, con un desarrollo del ciento ochenta por ciento frente al acuerdo precedente (US dólares americanos novecientos treinta millones cada campaña), que acompaña el creciente interés de la audiencia por la liga. El año pasado, las finales entre Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors tuvieron un promedio de veinte millones de espectadores por partido, con un pico de treinta,8 millones en el séptimo partido, la mayor marca en dieciocho años.

Este desarrollo en el primordial factor de ingresos de la liga repercutió en los presupuestos de los equipos. El límite salarial máximo de cada equipo subió de US dólares americanos setenta millones en la época pasada a US dólares americanos noventa y cuatro este año, y activó una ola de contrataciones millonarias como jamás ya antes había ocurrido. LeBron James (US dólares americanos treinta millones por temporada), DeMar DeRozan, Al Horford, Kevin Durant, Mike Conley y Russell Westbrook (US dólares americanos US dólares americanos veintiseis con cinco millones) encabezan en listado de jugadores mejor pagos y todos renovaron sus vínculos esta temporada.

La administración de los contenidos de la liga asimismo va a tener novedades, si bien muchas de estas ideas se centran en el mercado estadounidense. La NBA firmó un acuerdo con la compañía NextVR para trasmitir veinticinco partidos de la época realmente virtual; extendió su vínculo con Snapchat para producir historias exclusivas en internet social, con material del tras escena y escenas de los encuentros y va a tener 2 programas propios que se transmitirán vía streaming en Twitter. La mira está puesta en las generaciones más jóvenes.

Más que camisetas y zapatillas

La batalla de las marcas deportivas asimismo se vive en la NBA. Esta temporada va a ser la última de Adidas como patrocinador técnico de la liga. La marca alemana, que vestía a los treinta equipos y a los árbitros decidió no renovar el contrato de diez años que vence en dos mil diecisiete, por el que había pagado US dólares americanos cuatrocientos millones en dos mil seis.

En su sitio, desde la próxima campaña, ingresará la estadounidense Nike, que firmó un vínculo por 8 temporadas y US dólares americanos mil millones (US dólares americanos ciento veinticinco millones por temporada) y, en contraste a su predecesora, pondrá su simbólica pipa sobre las camisetas.

La disputa por el mercado asimismo se traslada a los vínculos con los atletas. Nike, que controla cerca del noventa por ciento de la venta de zapatillas de básquet en los Estados con su marca y el sello Jordan, tiene contratos con Kevin Durant (firmó en dos mil quince por diez años y US dólares americanos trescientos millones) o bien LeBron James (tiene un vínculo para toda la vida que supera los US dólares americanos cuarenta millones por año, conforme estimaciones). Adidas, por su lado, fichó al ala pivot Kristaps Porzingis, un joven de veintiuno años que juega en los New York Knicks que comenzó el año pasado y proyecta ser una de las grandes estrellas de la década, y sostiene al escolta James Harden (firmó por US dólares americanos doscientos millones y trece años en dos mil quince).

Mas el juego no es solo entre 2. Under Armour, marca ligada por años al futbol americano y al running, apostó a acrecentar su presencia en el básquet de la mano de Stephen Curry, escogido Jugador Más Valioso en la última temporada, y los resultados llegaron: en los USA sus ventas medraron sesenta y cuatro por ciento y cincuenta y ocho por ciento en los 2 primeros trimestres del año, conforme Forbes. Mientras, asimismo avanzan marcas chinas como Peak (Tony Parker, Dwight Howard), Li Ning (Dwyane Wade) o bien Anta (Klay Thompson, Luis Scola).

Aparte del fabricante, otra novedad que la liga ya prepara para el año próximo es la integración, por vez primera, de publicidad privada en las camisetas. La resolución, confirmada en el mes de abril, habilita a los equipos a sumar parches de cinco cm2 busca impulsar un negocio de US dólares americanos cien millones. Sacramento Kings y Philadelphia 76ers firmaron pactos por en torno a US dólares americanos cinco millones (con Diamond Almonds y StubHub, respectivamente), si bien franquicias de mayor impacto como Golden State Warriors, Cleveland Cavaliers o bien New York Knicks podrían embolsar hasta US dólares americanos veinte millones por campaña.