LeBron James jugó una enorme primera parte en un partido en el que sumó su octavo triple-doble en las Finales, igualando de este modo a Magic Johnson en lo más alto del pódium. “Ahora no significa nada, mas terminará haciéndolo”, resaltó en el vestuario, donde atendió a la prensa tras el encuentro y no en rueda de prensa. Afirmó que existía un motivo tras esta resolución, mas prefirió no desvelarlo.

Como ya sucediese en el Game 1, al Rey se le vio fatigado físicamente a lo largo de ciertos instantes de la segunda parte. “Estoy bien. Solo necesito algo de comida y vino”, comentó cuando le preguntaron si precisaría algún género de tratamiento para recobrarse de cara a un tercer partido que se ha transformado en una cita de vital relevancia para los Cavaliers.