Ronaldo Nazario se fue del Real Madrid en el mercado invernal de la época 2006/07 y lo hizo contra su voluntad. Eso es lo que descubrió el exdelantero en el programa ‘Aqui com Benja’, del canal Fox Sports de Brasil. Ronie charló de su etapa en El Madrid, de las lesiones, del Balón de Oro…

Su etapa en El Madrid: “Salí contra mi voluntad; comencé a tener muchos inconvenientes con Capello. Podía estar cien gramos sobre mi peso y me sacaba del equipo. Al final, soy tolerante, deseo comprender los puntos de vista. Mas con él no tuve comprensión. Entendí su situación como entrenador, mas en ocasiones, en el futbol, no son cien o bien doscientos gramos los que marcan la diferencia. Se trata de la actuación, y no valoraba la actuación como un todo, lo que podía aportar. Creo que me condicionaba como rehén suyo, si jugaba mal era por tener sobrepeso. Nuestra relación se fue gastando, hasta el momento en que hubo una rotura, y en ese instante, cuando el entrenador está más fuerte, el club debió escoger”.

Lesiones: “Es ineludible el temor de no tener la situación controlada. Tenía temor todas y cada una de las veces que me caía, sobre todo tras la primera vez que me lesioné pues no tenía precedentes en el futbol de mi lesión. Tardé 8 meses en conseguir más de cien grados de flexión en la pierna. Mi motivación era mayor al temor de no regresar a jugar”.

Balón de Oro 2017: “Escogería este año a Cristiano Ronaldo como ganador del Balón de Oro. Lleva un par de años siendo muy definitivo. Tuvo participación definitiva en muchos partidos de Champions, está en la final…”.

Cristiano o bien Messi: “Los 2 son fabulosos. Messi me chifla con la pelota en los pies, hace tantos y todo lo demás. Mas los números de Cristiano no se pueden ignorar. Es una comparación muy atroz. Los 2 merecen el respeto de todos”.

Sus equipos: “Fui feliz con todos y cada uno de los equipos, cada uno de ellos en su instante. Mas en la temporada de los galácticos jugué con Zidane, un hombre al que admiro, que es el mejor que jugó conmigo y que vi adiestrar. Es el tipo que más me llenó los ojos. El privilegio de estar con él fue fantástico”.

El mejor equipo en el que jugó: “Creo que el mejor equipo en el que jugué fue el de la selección brasileira de dos mil dos, tenía la impresión de que siempre y en toda circunstancia podía marcar. Era un equipo sin vanidades ni personalidades. El conjunto era importante”.