Todopoderoso Rafa Nadal. El rey de la tierra batida nuevamente en esplendor. Pleno de confianza y juego, ha arrollado a Novak Djokovic, defensor de la corona, por seis-dos y seis-cuatro (1h.38’), y este domingo (dieciocho horas/La1 y Directo web MD) va a pelear por una cuarta parte título en el Mutua Madrid Open con el campeón de la semifinal nocturna, entre el austriaco Dominic Thiem, su víctima en el Godó, y el uruguayo Pablo Grutas.

Un triunfo valiosísimo para Nadal, no solo por el hecho de que representa disputar una octava final en Madrid y la sexta de la época, asimismo puesto que rompe una activa negativa con su peor contrincante, el hombre que le había batido las 7 veces precedentes ganando los quince sets disputados, que sostiene un cómputo conveniente global de veintiseis-veinticuatro.

Nadal no le superaba desde la final de Roland Garros dos mil catorce, y ha recobrado la iniciativa sobre Djokovic, defensor de la corona en la Caja Mágica, pues es de nuevo el predador de la arcilla. Va sobrado de confianza y tenis, no de esta manera un ‘Nole’ que mostró dudas en un set inicial en el que fue arrollado. Entonces peleó con el orgullo de un superclase que es, ayudado asimismo por los nervios de Rafa, que explicó por el hecho de que “hacía mucho que no le ganaba ni un set y llegaron esos nervios”.

Del dos-0 en el segundo set al dos-dos, mas veloz cuatro-dos. Control absoluto del abalear, magnífico el día de hoy con su derecha y rapidísimo de piernas, anticipándose a cada pretensión del contrincante, cubriendo la cancha con solvencia. Un espectáculo. 2 bolas de partido que se le escaparon y pelota de ‘break’ en contra en un juego que terminó rematando para seis-cuatro.

No podía ser de otra forma. Nadal está a un nivel intocable, Djokovic va avanzando mas precisa tiempo para recuperar la fe en sí.

Nadal, vencedor de Montecarlo y el Godó, finalista en Australia, Acapulco y Miami, está invicto en catorce encuentros esta campaña en arcilla. Disputará el último día de la semana su 107ª final profesional, la 60ª en tierra. A por su corona 72ª, la 52ª en tierra.

El mejor en Madrid en dos mil cinco, dos mil diez, dos mil trece y dos mil catorce, a por otro Masters mil ATP. Está de dulce.