Cristiano Ronaldo, jugador del Real Madrid, mandó enmudecer a la grada del Vicente Calderón tras el gol marcado por Isco en el 41‘ de partido y que subía el dos-1 al marcador. Tras el tanto del malagueño y a lo largo de la celebración con sus compañeros se pudo ver como el portugués se llevó el dedo índice a la boca en claro ademán de apreciar acallar a los apasionados presentes en el estadio rojiblanco.

Tras este ademán del delantero madridista, se observó asimismo en las imágenes de T.V. como Fernando Torres le amonestó por dirigirse de esa forma a la afición local. A lo largo de múltiples segundos, el rojiblanco afirmó cosas al oído al madridista con clara cara y ademanes de enfado.