El poder de Durant (38+13) evita la sorpresa en Salt Lake City: 3-0

Un recital ofensivo del alero llevó a los Golden State Warriors al triunfo frente a los Utah Jazz. Como los Cavs, siete-0 en playoffs.

0
82

Hay 3 o bien 4 jugadores en la NBA con cualidades físicas y técnicas que se podrían estimar injustas para el resto de sus compañeros. Kevin Durant es uno de ellos, y el día de ayer vimos lo que supone en el momento de la verdad su llegada a este superequipo que son los nuevos Golden State Warriors: con Curry regular/mal (acertó en instantes esenciales) y Klay desaparecido en combate (6 puntos, 1/9 en los tiros, 0/4 en triples), un partido que hubiesen perdido seguro la época pasada se transformó en la séptima victoria de la artículo temporada. Y parcialmente simple…

El aterrizaje del alero en la Bahía les da a los Warriors un bonus prácticamente impensable para un equipo NBA. Pueden subsistir aun con malos partidos de 2 de sus 3 puntales ofensivos (Curry terminó en 6/20). Un lujo al alcance de absolutamente nadie.

El Game tres fue todo cuanto no habían sido los 2 primeros de la serie para los Jazz. Por debajo al comienzo, mas la sensación era otra. Son superiores, mas el día de hoy tenemos alguna opción. Tras una primera parte fantástica de Durantula (veintidos de sus treinta y ocho), un triple de Rodney Hood cerraba un ocho-0 de parcial que ponía a los Jazz por delante por vez primera en la eliminatoria (cuarenta y ocho-cuarenta y siete). La grada, entorno bastante difícil a lo largo de todo el partido para los de Oakland (si bien a estos les de bastante igual) explotó de alborozo. Se fueron arriba al descanso: les iban a hacer sudar. Mucho mérito… Otra vez.

En el tercero llegó el éxtasis local. Dos triples de Hayward (veintinueve) y un mate de Rudy Gobert, muy activo en los dos lados de la cancha (21+15+4, ojo a las asistencias para Diaw), pusieron 9 arriba a unos Jazz que se lo comenzaban a opinar. No llegaron lejos…

catorce-cuatro de parcial y máxima igualdad hasta el momento en que llegó la estocada: con los Warriors calentando el partido en el horno, Curry y Durant anotaron triples sucesivos que mataron a los Jazz a poco más de 3 para el final. El base salvaba un partido gris y el alero cerraba una exhibición de poder espantosa en uno de los entornos más difíciles y ante de las mejores defensas. Le dio todo igual: treinta y ocho puntos, 15/26 en los tiros, 4/8 en los triples y un +18 en sus treinta y nueve minutos de juego.

Con el ‘nivel MVP 2014‘ activado, KD puso el tres-0 en el electrónico y sentenció una serie que había llegado poco viva a Salt Lake City. Los Warriors prosiguen sin pisar el freno (tampoco aceleran demasiado…) y también igualan nuevamente el enorme arranque de los Cavaliers (siete-0). Ninguno de los finalistas de los 2 últimos años conoce la derrota en estos playoffs. Preocupados y tal.