El Divina Seguros Joventut aseguró con un concluyentes triunfo (cien-sesenta y seis) su permanencia en la Liga Endesa, frente a un ICL Manresa que hizo honor a su condición de peor equipo del torneo y que solo fue capaz de plantar cara a lo largo de catorce minutos.

Los verdinegros hicieron un enorme partido, anotando cincuenta puntos en todos y cada parte y dominando, desde el segundo cuarto, a un contrincante que se desinfló al tiempo que lo hacía Pere Tomás, que anotó diecisiete puntos en la primera parte y solo uno en la segunda.

El acierto en los triples -9 jugadores se repartieron las dieciseis canastas desde los seis,75- y la superioridad de Jerome Jordan y Garrett Stutz bajo los tableros fueron las claves en la despedida de la época de los verdinegros ante su afición.

Los manresanos empezaron dominando el partido (ocho-trece, min.5) merced al acierto de Pere Tomás y Aranitovic desde la línea de seis,75. Alberto Abalde dio la réplica anotando los 7 primeros puntos de un Divina Seguros Joventut que comenzó flojo en defensa.

Los triples fueron la mejor arma de los verdinegros para darle la vuelta al partido. Un parcial de diecisiete-cinco los situó en una máxima ventaja de 7 puntos (veinticinco-dieciocho, min.9) que quedó diluida en los minutos finales del primer cuarto por sus inconvenientes en el rebote protector (veinticinco-veinticuatro).

Pere Tomás sostenía a los manresanos en el partido (veintiocho-veintiocho, min.14) mas el acierto de Albert Sabat y 2 faltas en una misma jugada sobre Sergi Vidal favorecieron que la ‘Penya’ empezara a agrietar el partido (cuarenta y dos-treinta, min.18).

La mejora protectora de los verdinegros en el segundo cuarto y la prolongación de su ráfaga de acierto en los triples dejó a los de Diego Ocampo sostener esos doce puntos al reposo (cincuenta-treinta y ocho).

El Divina Seguros Joventut se hizo con el total dominio del juego en el tercer cuarto con un Jerome Jordan que no hallaba contrincante en la pintura. El de Norteamérica anotó nueve puntos para llevar a los locales hasta una ventaja de quince puntos (sesenta y dos-cuarenta y siete, min.25).

Albert Ventura puso fin con su defensa a la ráfaga anotadora de Pere Tomás y el ICL Manresa no halló un relevo en ataque cuando el abalear se fue al banquillo. Su hundimiento fue irresoluble.

El conjunto verdinegro no bajó su intensidad protectora en ningún instante. Deseaban dejar un grato recuerdo entre sus apasionados tras una temporada de demasiado sufrimiento. Albert Sabat y Alberto Abalde anotaban hasta poner veintidos puntos de diferencia en el marcador (setenta y cuatro-cincuenta y dos, min.30).

El ICL Manresa bajó todavía más los brazos en el último cuarto, al paso que la ‘Penya’ deseaba más. Garrett Stutz no hallaba oposición en la pintura y anotaba para exender el beneficio hasta los veintiseis puntos (ochenta y tres-cincuenta y siete, min. treinta y cuatro).

Los manresanos solicitaban a voces el fin del partido frente a la avalancha de los locales que llegaron a una máxima diferencia de treinta y cinco puntos (noventa y siete-sesenta y dos, min. treinta y nueve) frente al desvarío de una afición que reconociendo su esmero en una temporada que no ha sido nada simple.

– Ficha técnica:

cien – Divina Seguros Joventut (25+25+24+26): Sabat (trece), Abalde (quince), Vidal (diez), Bogdanovic (nueve), Jordan (catorce) -equipo inicial-, Smith (nueve), Ventura (siete), Gielo (siete), Stutz (trece), Dimitrijevic (tres), Lapornik (-) y Nogués (-).

sesenta y seis – ICL Manresa (24+14+15+13): Machado (siete), Aranitovic (siete), Pere Tomas (dieciocho), Auda (seis), Cakarun (seis) -equipo inicial-, Shako (seis), Suggs (cinco), Montañez (-), Trapani (-), Belemene (cuatro) y Costa (siete).