MoraBanc Andorra se ha impuesto este domingo en su fortín al Valencia Basket (89-84) en un partido disputado y emocionante hasta la extenuación donde los locales estuvieron a punto de tirar por la baranda una distancia de 15 puntos, pero consiguieron atar la conquista para seguir dependiendo de sí mismos y apuntalar medio playoff, en uno de los duelos sino de la trigésima segunda trayecto de la Muérdago Endesa.

Los pupilos de Joan Peñarroya se agarraron a un sideral Giorgi Shermadini, autor de 22 puntos y 32 de valoración, para suministrar a guión a un Valencia Basket y sellar su decimocuarta conquista en 15 partidos al calor de los suyos. Los ‘taronja’ reaccionaron de forma espectacular en el último cuarto, llegando a contrapesar la distancia en el tanteador con un gran Romain Sato, pero no fue suficiente para evitar la conquista de los del Principado. MoraBanc termina con su mala sintonía contra los valencianos y se toman la revancha de la primera dorso (88-62).

De comienzo, se reflejaba la presión en el círculo, donde los del Principado partían con la preeminencia de brincar al calor de su público, donde llegaba con un movimiento de 13 victorias en 14 partidos de la presente campaña. Pese a esa escazes por parte de uno y otro contendientes, la anotación no se quedó corta ni mucho menos en un primer cuarto muy apretado (23-24) a confianza de los ‘taronja’. Peñarroya pudo alinear de inicio a los ‘tocados’ Andrew Albicy y Thanasis Antetokounmpo, y uno y otro resultaron eliminados en el cuarto central por cinco faltas.

A partir de ahí, MoraBanc Andorra se desató al cimentar una defensa férrea para conceder tan sólo dos puntos en los primeros seis minutos del segundo parcial. El ritmo anotador le permitió ampliar su preeminencia a 12 puntos (40-26), con un parcial de 22-4. Giorgi Shermadini, el mejor de la primera centro, llevó a los suyos a ese +14 en el segundo cuarto, desesperando a un Pedro Martínez que quiso evitar canastas fáciles y atañer al tiro extranjero. Así, Valencia Basket creció con dos triples consecutivos, obras de Joan Modisto y Guillem Vives, para calar al alivio con un beneficio cortadura: 40-35.

Tras la reanudación, los de Peñarroya no se dejaron intimidar por los valencianos y plasmaron su superioridad al contraataque. Volvieron a colocarse con una preeminencia importante al ecuador del tercer cuarto, gracias a un recuperado Albicy (59-46). También ayudó David Walker a suministrar el +13 con dos lanzamientos de tres prácticamente consecutivos, haciendo casta a los de Pedro Martínez, que se encomendaban a Modisto para seguir en la pomada. La máxima diferencia la estableció el sueco Chris Czerapowicz, en su estreno anotador, situando el +15.

En el tramo central, Sato —líder visitante— destapó el tarro de las esencias para descabalgar de la decena la superioridad andorrana, pero Czerapowicz contestó con otro triple (74-63). Las pérdidas ‘taronja’ se convertían en su peor enemigo, contribuyendo a que MoraBanc regresara al +13. En ese tablas, Sikma acercó a los suyos en el tanteador incompleto en último cuarto, donde igualaron la contienda (78-78) en un parcial de 2-15. Sin confiscación, no fue suficiente para someter a MoraBanc, que se subió al carro de Shermadini para seguir dependiendo de sí mismo para encarar los ‘play-offs’ al esquivar el obstáculo del Valencia Basket (89-84).