El pasado viernes Novak Djokovic sorprendió a todo el mundo al anunciar que prescindía de todo su equipo técnico —su monitor, Marian Vajda, su preparador físico, Gebhard Phil Gritsch, y su fisioterapeuta, Miljan Amanovic— después de diez años de relación profesional y personal. Este domingo, el serbio ha explicado en la Caja Mágica, donde se prepara para comenzar este año en el Mutua Madrid Open, que la ruptura con su staff se ha producido “de mutuo acuerdo y en buenos términos”. “No ha sido cero fácil, ni para mí ni para mi equipo. Necesitábamos un cambio y nos hemos transmitido cuenta de que había que seguir delante por separado. Siempre nos estarán la amistad, los sacrificios y los buenos momentos que hemos pasado juntos nosotros y nuestras familias”.