Qué bonita ha sido la carrera de Moto3 con la que ha arrancado el GP de España, de principio a fin y con final soñado por Arón Canet firmando su primera triunfo mundialista. El del Suerte Galicia ha completado una última reverso fabulosa, porque la empezó botellín y se las apañó para aventajar en ella a Di Giannantonio, Ramírez, Mir y Fenati, a estos dos últimos de una tacada con una espectacular frenada en la última reverso.

La carrera pareció más de cuádrigas que de motos por momentos y hubo toques incluso con la bandera a cuadros ya caída, al rozarse Canet y Fenati mientras el español celebraba su apurada triunfo por nulo más que 31 milésimas de superioridad. El italiano, que llegó primero a ese último viraje, dejó caer después alguna protesta por la pasada del valenciano de Corbera, pero la maniobra fue absolutamente limpia y eficaz. El pupilo de Emilio Alzamora se metió con decisión a Mir y Fenati por en el interior, sin tocarles en la frenada del garrota de izquierdas, y supo conservar su Honda en la trazada buena para tener lugar el primero por la meta y reventar de alegría.

Hasta ahora Canet había subido al podio una sola vez, con su tercera plaza del año pasado en Australia, y no extraña que ahora diga que es el día más atinado de su vida. Con él son ya 41 los pilotos españoles que han sido capaces de cobrar al menos una vez un gran premio, para un total de 550 victorias. Y a partir de ahora, sí que sí puede emprender a pensar en pelear por el título sin ataduras. Este triunfo le pone botellín de la normal, a 31 puntos de Mir, que sigue líder tras su tercera plaza, ahora con Fenati segundo, nueve puntos.

El que ha fallado ha sido Martín. El madrileño partía desde la pole y se le ha gastado ir muy ajustado en todo momento, cerrando siempre el camarilla de individuo que llegó a ser de doce pilotos. Al final ha terminado noveno y ahora se queda tercero de la normal a 15 puntos (venía a seis).

La carrera ha sido divertidísima y uno de los más correosos hasta que se cayó en la undécima reverso ha sido Binder, que entendió sin razón que fue Fenati el que le tiró en la última curva y le dedicó un corte de mangas antaño de reanudar la marcha. El surafricano, hermano del campéon del año pasado (Brad), se las tuvo tiesas antaño con Canet, al que ayudó a desaguarse tenuemente de la pista y, cuando el valenciano se reencontró con él, tiro de codos para hacerse espacio y ganarse el respeto de su rival. Lances de carrera, de una carrera en la que Ramírez fue también un ingrediente importante aunque al final se quedara sin su justo primer podio. Ya le aparecerá el momento al gaditano, porque va como un tiro.