Los abucheos y los aplausos se fueron intercalando en el T-Mobile de Las Vegas. El Canelo vs Chávez empezó con una enorme ovación, mas terminó en silbidos para la gris actuación de Chávez. Una vez terminada la riña los aplausos volvieron con una oración de Canelo: “Golovkin eres el siguiente”, espetó. Por fin se cerraba el litigio entre el kazajo y el mexicano, va a ser en Las Vegas el dieciseis de septiembre. El anuncio mitigó el mal combate que se pudo ver sobre el tapiz. Canelo ganó todos y cada uno de los ataques (ciento veinte-ciento ocho, ciento veinte-ciento ocho y ciento veinte-ciento ocho). Victoria justa, sobre el ring solo hubo un pugilista.

Canelo salió a expedir, tenía menos extensión, mas no le importó. Su jab fue su mejor arma, percutió una y otra vez el semblante de Chávez, que aguardaba tapado una contra. El ‘Hijo de la Leyenda’ se cubría, mas las fuertes acometidas de Canelo iban afectando su semblante. Álvarez jamás perdió la calma y se dedicó a continuar su plan trazado. Con una derecha volada hizo daño a Chávez en el quinto ataque, Junior se resintió, mas soportó bien.

Mediado el combate y ya antes de arrancar el séptimo ataque, el rincón de Chávez fue clara “tienes que boxearle y pararlo ya. No has ganado ningún asalto”. Las palabras provocaron una breve reacción en Chávez, que salió buscando a Canelo, mas pronto volvió la apatia. El de Culiacán deseaba ‘montar la guerra’, mas solo era capaz de sacar golpes desgalichados que ni siquiera amagaban a abrir la guarda de Canelo. Álvarez por su lado soportaba la serie de su contrincante y salía con 3 golpes. Izquierda-derecha-izquierda y lo volvía a tener en el centro del ring.

Con ese panorama el rincón de Canelo le solicitó calma y el pugilista lo hizo. Sostuvo el ritmo, percutía fuerte con su izquierda recta y llegando con el upper y aguardaba a que Chávez acabara en las cuerdas para soltar sus golpes. El ‘Hijo de la Leyenda’ terminó deambulando por el ring, desquiciado y sin saber como meter mano a su contrincante. La campana sonó, los jueces charlaron y Canelo poco festejó la victoria. Una enorme combate sobre el papel se diluyó sobre el ring.

Al terminar, Chávez fue cuestionado por la tunda que había recibido. No admitió responsabilidades y echó balones fuera. “Me ganó en la distancia y en la velocidad. Me faltó tirar más golpes. Procuré hacer la riña que Nacho Beristain (su adiestrador) me afirmó, mas no estaba habituado a ese estilo. No hallé la fortaleza por el peso”, aseguró. Triste explicación para una funesta actuación.

Canelo y Golovkin se citaron para el dieciseis de septiembre

Tras el turno de Chávez fue el instante para Canelo, quien lamentó la pobre actuación de su contrincante. “Siento no haber dado al público el combate que se merecía. Di todo cuanto pude para hacerlo y probé que puedo hacer más cosas”, aseveró. A continuación el entrevistador le preguntó por su próxima riña y el mexicano lo confirmó. Las Vegas el dieciseis de septiembre, esa es la cita a fin de que al fin crucen golpes. GGG abandonó su silla en el ringsite y subió al ring. “Suerte Canelo”, apuntó Golovkin. “Cuando nací se había repartido el miedo”, contestó el mexicano. La maquinaria vuelve a empezar, otro gran combate en ciernes… aguardemos diferente resultado.