EI último de una catarata de derbis vascos este año en LaLiga es dinamita pura (sigue el partido en directo en AS.com). Sí, porque el Athletic se juega mucho y aunque es cierto que al Alavés ni le viene ni le va la película, porque su mente está en la final de Copa, ya se sabe que en Vitoria el duelo de rivalidad regional por excelencia es este. El Villarreal concedió ayer la derrota esperada en el Camp Nou y el Sevilla sigue flaqueando, así que el panorama para los leones, en caso de conquista la casa de campo vencimiento seguida, no puede ser más prometedor: botellín y a cuatro (con promedio propio) de la Champions. Como decía Luis Aragonés, arrasar antiguamente de Navidad no vale para mucho, el sorbo final es el que te pone en tu sitio, y ahí Valverde es uno de los mejores del mundo. La refriega europea le pilla a su equipo como un ciclón. Nadie está bajo, pesado, todos se encuentran en el pico más elevado del curso. Hoy saldrá el merienda de atavío a un campo que tradicionalmente se ha cedido perfectamente al Athletic.

El Alavés quiere ganar enchufista a la final de Copa, así que se pondrá el traje de fieras. Tras el 1-4 conseguido en Sevilla ante el Betis por los jugadores menos habituales, todo apunta a que a Pellegrino no le influirá este resultado para elaborar el merienda auténtico, que recuperará gran parte de la formación protagonista esta temporada.

El técnico argentino no podrá contar con Laguardia, que continúa de herido por lesión, y el italo-brasileño Ely vivirá su posición, como en las últimas jornadas. Pacheco podría recuperar la titularidad después de que Ortolá defendiera la meta albiazul en el Villamarín. Será un día exclusivo para Toquero e Ibai, socios del Athletic y tan queridos en San Mamés.

Las miradas también se detiene en los banquillos. Valverde mantiene la incertidumbre sobre su futuro y Pellegrino, con la permanencia en el faltriquera y una final, se debate entre la renovación o hacer caso a otros sonoros cantos de sirena, como los de Vigo.

Hay jugadores con enorme carácter: saltarán chispas

El tapete gasteiztarra reúne jugadores con enorme personalidad, así que saltarán chispas. Manu García y Deyverson no entienden de medias tintas. Será un derbi sin concesiones. Que se lo digan al Alavés, el equipo más tarjeteado de LaLiga: 113 amarillas y cuatro rojas. y en el banco contrario, Raúl García y Aduriz van al choque y su pelea suele traer nalgas. Trabajo para el colegiado.