Mateo Alemany y José Ramón Alesanco están de reverso. También Layhoon Chan. A primera hora de la tarde de ayer tomaron un avión en Singapur con destino a España. Presidenta, director universal y director deportivo conseguirán a Valencia hoy a mediodía. Anil Murthy apurará unas horas más en su país. Al próximo presidente se le paciencia en Mestalla para el partido de mañana. Todos ellos, principalmente Alemany y Alesanco, con la hoja de ruta trazada por Peter Lim. Ya saben de cuánto hacienda disponen y qué beneficio de maniobra tienen en cuanto a horizontes y llegadas. Pero sobre todo lo hacen con una idea clara respecto al próximo inquilino del banquillo de Mestalla, una operación, la de fichar preparador, que se concretará la semana que viene, la cual se califica en este sentido de “decisiva”.

Todos los caminos llevan a pensar en Quique Setién. Pero el Valencia no confirma nombre alguno. Con la plana longevo en Singapur, los candidatos a 12.000 kilómetros han ido en aumento. En los últimos días se ha vuelto a susurrar de Marcelino, pese a que desde Asturias se apunta -desde hace semanas- que éste no sabe nadie del Valencia desde que se marchara García Pitarch. Y han aparecido nombres a los que se les habría tanteado ya con el nuevo orden establecido, es aseverar, tras la presentación de Alemany y/o el elección de Alesanco. Como el de Javi Misericordia o, el último, Ernesto Valverde, a quien según informó ayer Radiodifusión Valencia Prisión SER se le llamó sin suerte. Dijo “no, gracias”.

Quique Setién guardó silencio

Quique Setién habló ayer como preparador que aún es de Las Palmas. Pero solo lo hizo del partido que hoy juega contra el Sporting de Gijón. Ausencia sobre su futuro. O nadie nuevo al menos. Porque se sabe desde marzo que no va a continuar y él sí ha obligado en anteriores comparecencias públicas ‘coqueteos’ con el Valencia. Nunca, eso sí, que tuviera ningún acuerdo cerrado. Al contrario. Lo que el cántabro y su entorno transmiten es que es solo un candidato (acertadamente colocado), aunque no el único.

Y en verdad acuerdo no podía sobrevenir. Porque ayer de concretar nadie, Alemany y Alesanco tenían que escuchar a Peter Lim. Requerían de su bendición para entablar conversaciones serias, es aseverar, con hacienda de por medio. Tanto en lo relativo a lo que pueden ofrecerle de salario al preparador predilecto como hasta dónde tienen de beneficio financieron para alentar el equipo. Por ello ya será la semana cuando se podrá despuntar a concretar. Se hará ya con la bendición de Lim y sus cuentas hechas.