Tony Adams realizó uno de los cambios tácticos más tempranos que se recuerdan en el fútbol. Con tan pronto como 17 minutos de gozne disputados, el técnico inglés retiró del contorno de gozne a Aly Mallé, de 19 años, para dar a entrada a Uche Agbo, de perfil más defensivo. Mallé fue el perjudicado del resultado reflejado en este momento en el grabador: 2-0, los dos de James.

Mallé se fue a los vestuarios sorprendido y sin aparentes síntomas de lesión, por lo que se entiende que fue una rectificación de Tony Adams de su propio merienda original.