Desde Malasia 2015 no se veía a Dani Pedrosa conseguir la pole de MotoGP y ahora acaba de hacerlo en el mejor decorado posible, en Jerez, en el GP de España, en la cita que todos los pilotos españoles sueñan con superar al menos una vez en su vida y que él ya ha conquistado dos veces en la clase reina (2008 y 2013). Y ha sido tras un duelo célebre con Marc Márquez, su compañero en el Repsol Honda al que ha conocido por tan sólo 49 milésimas y que intentó ponerse primero con todas sus fuerzas hasta el último suspiro.

La táctica del campeón fue diferente a la de sus rivales, porque optó por salir tres veces a la pista en rastreo de la dorso rápida. Sin retención, viendo que el segundo intento no iba del todo proporcionadamente, lo abortó y entró a boxes para salir una última vez a la castro de Pedrosa. No iba a su rueda, pero sí que le tenía como remisión, y fue un espectáculo ver a uno y otro editar su ataque. Iban marcando casco rojo sector a sector. Cuando Dani pasó por la meta se puso en pole y Marc, que lo hizo sólo unas décimas después que él, se quedó a esas 49 milésimas mencionadas. A partir de ahí, el 26 cortó gas, satisfecho ya con el resultado obtenido (1:38.249) y el 93 tiró una dorso más. El pupilo de Alzamora venía en casco rojo en los tres primeros parciales y tenía a tiro la pole, pero se llevó un susto en la última rápida ayer de meta (Ferrari) que le costó la primera plaza.

Tanto uno como otro tenían motivos para estar contentos, porque ambas posiciones de salida son buenas y, sus sensaciones, aún mejores. Además, el que cierra la primera fila no es nadie de los dos Yamaha oficiales. Esa plaza es para Crutchlow, que completó el triplete Honda pese a sufrir la picadura de una abeja. El inglés se vio obligado a bajarse dela moto para largarse el mico y sacarse el insecto que se le había colado.

Los que han fracasado menos contentos son Maverick, Rossi y Lorenzo. Habían estado en el FP3 de la mañana con Pedrosa y Márquez, pero en la Q2 quedaron suficiente más acullá. Mack ha sido cuarto y se le ha manido lograr al box más preocupado que de costumbre. Se ha quedado a casi medio segundo (0.428) y deberán encontrar poco para que le dispute la triunfo a unas Honda que tienen a su amparo ocurrir entrenado en esta pista en invierno. Su compañero Rossi saldrá séptimo (a 0.659), aunque a él es habitual verle salir desde la tercera fila y terminar en el podio. Delante suyo, además de los citados, tendrá también a los correosos Iannone y Zarco. Y detrás, a Lorenzo, que había sido segundo por la mañana y ahora sólo ha podido ser octavo, a 0.661 de la individuo. Al menos sigue consiguiendo el propósito de ser la mejor Ducati de la parrilla.

Folger, Miller, Redding y Aleix, que se ha caído, han completado las doce primeras plazas, las de las cuatro primeras filas. Más atrás saldrán Pol (15º), Bautista (17º), Rabat (18º) y Barberá (21º). Es descenso por lesión Rins.

Parrilla de salida.