La grada apoyó mucho al equipo…

Son 5 años y medio fantásticos, prácticamente 6, la gente es agradecida, lo golpean, se levanta y prosigue… Venimos desde dos mil diecisiete haciendo una segunda vuelta realmente fuerte, tuvimos una complejidad muy grande en el arranque de temporada. Nos hallamos en un sitio esencial y con la ilusión de cerrarlo en el partido que viene.

Prácticamente son terceros, el enorme objetivo del Atlético…

No tenemos cerrada la tercera plaza, falta un punto. Me conmueve ver a la gente, me complace tener a estos jugadores, me hace feliz ver este entorno, tenemos un partido dificílisimo, para muchos imposible, para nosotros, no.

No sé si echo de menos a Tiago en el encuentro de Champions…

A Tiago y a Augusto los echamos de menos todo el año. Es la época más difícil desde el instante en que llevo en el club. No tuvimos repuesto en el medio. Me pone contento los últimos minutos de Tiago, no es casualidad que estuviese en el lugar que debía estar para salvar una situación difícil para nosotros.

¿Conforme pasan las horas prosigue pensando que se puede?

Yo lo afirmé tras el partido, cuando entré en el vestuario. Nos encaramos al mejor equipo del planeta, que hace goles en todos y cada uno de los partidos, mas estoy seguro de que se puede. Esto es una semifinal de Copa, jugamos en nuestra casa y si la jugamos como eso, vamos a tener opciones.

El Atlético falló goles que precisará el miércoles…

Son 2 partidos diferentes. En el del Eibar, venías golpeado, los días siguientes no fueron simples, se vio en el comienzo del partido… No cabe duda de que precisamos de precisión, de calma para encarar un partido fundamental como el del miércoles y vamos a llegar bien.