El portugués está siendo de los más regulares en el Deportivo y de los pocos que no están siendo señalados por la escalera blanquiazul. Termina anuencia en 2018 y aunque reconoce estar encantado en A Coruña, no aclara su futuro.

Pregunta: ¿Lo de Pamplona todavía pesa o ya sólo miran alrededor de el venidero partido?

Respuesta: Ya hay que pensar sólo en el Espanyol. Somos conscientes que no hemos donado una buena imagen y que tenemos un partido en casa que hay que resolver sí o sí, no hay marcha atrás. No podemos regalar nadie. Hay que salir concentrados y seguir hasta el final.

Pero si el Sporting no deseo ya tendrán la permanencia…

Dependemos de nosotros y eso es lo importante. Aunque el Sporting no logre cobrar, tenemos que dar una buena imagen y salvarnos por nuestros méritos. Tenemos la obligación de cobrar al Espanyol.

La afición está molesta, ¿Qué Riazor se retraso?

Es natural que esté así por los últimos partidos. Frente a Osasuna fue mejor, pero había que cobrar y no lo hicimos.

A nivel individual no sufre demasiadas críticas como a algunos de sus compañeros…

A la clan le gustan unos u otros. Yo estoy encantado porque siempre he sentido un cariño peculiar de la afición desde el primer día. Pero al final todos somos profesionales y hay que estar preparados para las críticas.

Incluso hubo críticas del técnico, llegando a amenazar con subir jugadores del filial…

Es natural. Él mismo dice que en caliente reaccionas de una forma y en frío, de otra. Lo entiendo perfectamente, igual que él a nosotros.

¿Está satisfecho con su rendimiento personal después de un inicio complicado?

No empezó de la mejor guisa, cierto. Pero las cosas se han ido recomponiendo y estoy contento de poder participar y ayudar al equipo. Ahora, a salvarse rápido porque los intereses del Depor son los míos.

Va a por el botellín año, ¿Se ve como capitán del Depor?

Estoy encantado por cumplir esa villa temporada. Hubo momentos negativos, pero en caudillo estoy muy identificado y contento. Lo de ser capitán o no, no me preocupa.

El próximo verano le tocaría renovar, ¿Se imagina más años en A Coruña?

De momento no hemos hablado nadie. Pero no me preocupa ahora, me preocupa la salvación. Luego sí se podrá platicar. El futuro nunca se sabe, esta profesión es muy incierta. Yo estoy encantado de estos cuatro años y quién sabe…

Se le nota más sereno en el campo, ha manido menos tarjetas por protestar…

Siempre dije que era humano, que me he desacertado a veces. Pero vas cumpliendo años y aprendiendo. En el plano personal están saliendo acertadamente.

Entre eso y lo que está jugando, ¿Es su mejor año?

Está siendo congruo positivo, pero no sé si el mejor.

Se le recuerda congruo la frase sobre el Betis cuando llegó Víctor, ¿Se arrepiente?

Siempre digo lo que pienso. En aquel momento lo pensé porque sabía que el Betis pelearía por no desmontar, han tomado garbo hace poco con dos victorias. No había mala intención.

¿Se juegan poco más que la permanencia mañana?

Está en serie salvarse y también el prestigio. Hay que dar buena imagen, te quedes aquí o te vayas.

Se dice que ya hay varios futbolistas de ocio…

No creo que haya nadie ya de ocio. Todo el mundo sabe lo que nos jugamos. Es natural que en este final de Agrupación haya más alteración porque la situación afecta.

¿Le probaría poder tener un técnico a amplio plazo?

Los cambios de técnico nunca son buenos, siempre quieren aseverar que no estamos acertadamente.