Mientras los playoffs daban principio, los Knicks despedían la temporada con un nuevo lío de inciertas consecuencias para el futuro más cercano de una franquicia que está llamamiento a iniciar (por enésima vez) una reconstrucción que le devuelva a la élite de la NBA. ¿Con o sin Carmelo Anthony? Esta es la pregunta del millón en Manhattan. Phil Jackson, quien está tirando por la barandilla su reputación desde que desembarcó hace ya más de tres años como presidente del equipo, tiene muy claro que ha llegado el momento de prescindir del alero. Ahora admisiblemente, pesos pesados del vestuario como Kristaps Porzingis (el hombre llamado a liderar esa nueva y ansiada época dorada de los Knicks que no termina de salir) no comparten la memoria de Jackson ni su empeño en seguir utilizando el triángulo ofensivo como colchoneta del solaz del equipo. Y por si fuera poco, ‘Melo’ tiene una cláusula anti-traspaso en su anuencia que le permite rechazar cualquier acuerdo en el caso en que los neoyorquinos le busquen una salida.

Así que aprovechando esta nueva excitación en el Madison no son pocos los equipos que están dispuestos a sacar tajada. Esa es la dirección que lleva la información de Ian Begley (ESPN), quien cuenta que varias franquicias contactaron con los Knicks para discutir un posible traspaso de Porzingis días después de que el letón regresara a su país tras plantar a Phil Jackson y Steve Mills (caudillo manager) en la reunión de final de temporada. Las fuentes de Begley no revelan si estos acercamientos cristalizaron en alguna propuesta seria de traspaso. Aunque sí recuerda que en el caso de producirse una operación que incluya al ex del Sevilla, “los Knicks aceptarían piezas significativas” como contraprestación.

Eurobasket

Por el momento, Porzingis se encuentra disfrutando de sus asueto ayer de asistir a la concentración de su selección previa al Eurobasket. El ala-pívot ya ha dejado claro que este verano representará a su país en el campeonato de Europa (del 31 de agosto al 17 de septiembre) y en la misma rueda de prensa en la que anunció su presencia, omitió cualquier tipo de comentario sobre el movido final de curso vivido en Nueva York. “No quiero musitar sobre ello. No he mantenido ningún tipo de contacto con los Knicks desde que me fui”, añadió.