5 tantos en sus últimos 4 partidos con el la villa de Madrid. En el Nuevo Los Cármenes firmó el doblete más veloz de su carrera (diez minutos y cuatro segundos). Es el centrocampista con más tantos (once) y asistencias (doce) este curso de entre aquéllos que militan en LaLiga. Los números de James no delatan que sea el futbolista del centro del campo madridista que menos juega con Zidane. A pesar de que el técnico aconsejó su venta en verano y tuvo una frente a frente con él tras el Mundial de Clubes, el diez se resiste a dejarse llevar, aguardando tiempos mejores en otro sitio. Asoma cabeza en el Plan B.

James llegó como el cromo más deseado del Mundial de Brasil y ha pagado la superpoblación de mediapuntas, especie dominante en el la capital española. Asimismo sus inoportunas lesiones musculares. Como la que padeció en el mes de enero, tras su doblete al Sevilla en Copa, en el sóleo. En esa, se llegó a indicar un culpable que no podía defenderse: sus guayos (botas). “Puede que las que utiliza le hagan padecer ese género de lesión, es algo biomecánico…”, explicaba el doctor Héctor Fabio Cruz, exjefe médico de la selección colombiana.

Está en el mercado para el verano y este empujón final, aparte de al propio cafetero, le vienen bien al club. Conforme una investigación reciente de la Universitat Politècnica de València, el valor de mercado de James ha bajado a sesenta y cinco millones de euros, quince millones menos de lo que costó. Pareja de baile semeja que no le faltará. En el último mes se le ha vinculado con Manchester United, Arsenal, Juventus y también Inter. Elite mundial.

Lo que no cobija dudas es que James produce reacciones polarizadas. Vive entre la crítica (“Está sobrevalorado”, sentenció la semana pasada Antonio Cassano en La Gazzetta) y la adoración, que en Colombia ex- extrema. Hasta Shakira tiene una camiseta del diez cafetero en su mansión de Barna. Mas no todos participan de ese entusiasmo. Reinaldo Rueda, técnico de Atlético Nacional y exseleccionador colombiano, le mandaba a su compatriota un consejo trasoceánico el mes pasado. “A todos nos traiciona el cariño con James, mas es un bendecido por Dios de estar en el Madrid. Lo que debe hacer es enseñar madurez y profesionalidad”. James, señalado en tantas ocasiones por Zidane y con la etiqueta de En Venta, semeja que está aplicando recientemente a rajatabla ese consejo. “Siempre está ahí…”, afirmaba el día de ayer Zizou. James no baja los brazos.