Kendra Harrison, plusmarquista mundial de 100 vallas, se aguantará un sabor agridulce de la Diamond League de Doha. Por un flanco, la estadounidense ganó la prueba, pero por otro acabó en el hospital con una fractura en la mano izquierda. Corrió con ella ya rota, porque la lesión se la hizo en el calentamiento, cuando se guantazoó con un obstáculo, según indicó su monitor Edrick Floreal. Sin requisa, eso no privó a Keni de la triunfo con 12.59: “Sólo la fuerza de Altísimo y mi determinación me hizo imponerme en esta carrera”.

En las imágenes de colocación en los tacos se de salida, se ve a Harrison con gestos de dolor y al consumir la prueba se le ve con la mano rígida e irse adjunto a un cárcel para quejarse del estado de su muñeca. Al final fue trasladada a un centrol hospitalario qatarí y escayolada. Kendra Harrison es la flagrante líder mundial del año, con 12.56, y la plusmarquista universal con 12.20. El año pasado también le persiguió la mala suerte, porque, pese a batir el histórico récord de Donkova, se quedó fuera de los Juegos de Río en los Trials americanos. Este año quiere resarcirse en los Mundiales de Londres.