La fortuna de los Cavaliers no disimuló para cero su superioridad sobre los Raptors y lo demostró con dos canastas con su ‘teórica’ mano mala.