En el Locución de Italia no existe debate con las azafatas en el podio. Son tradición en la Corsa Rosa desde hace años y, en esta edición, la núsolo 100, pese a la polémica decisión de varios organizadores de carreras de suprimirlas, la ronda italiana las ha mantenido. Incluso a la protectora de la carrera, la modelo y presentadora de televisión italiana, Giorgia Palmas.

La organización cuenta con una azafata para cada maglia y, ésta, se sube cada final de etapa con un vestido de igual color del maillot que le corresponde al ciclista que encabeza la clasificación correspondiente: mejor tierno (blanco), montaña (cerúleo), puntos (ciclamino) y la mítica maglia rosa que viste al líder de la prueba. Además de las habituales de los distintos patrocinadores de la competición. El Tour Down Under, Mallorca, Catalunya y País Vasco, entre otras, decidieron eliminarlas.