El Rio Naturaleza Monbus Obradoiro selló virtualmente su permanencia en la venda Endesa tras aventajar con comodidad,por 88-67, al Verdadero Betis Energía Plus, que tendrá que aventajar los últimos dos partidos del curso y esperar que no lo haga el Tecnyconta Zaragoza para seguir en la máxima categoría. La permanencia del equipo santiagués será matemática si el Divina Seguros Joventut apetito mañana, domingo, el derbi catalán al ICL Manresa, colista de la Mezcla.

La trascendencia del duelo se notó en el puesta en marcha. El intercambio de canastas era continúo. Pustovyi y McConnell mandaban en el Obradoiro; Mahalbasic y Milosevic en el Betis. Los verdiblancos entraron en los últimos cinco minutos del primer cuarto mandando (7-8), pero una mejoría defensiva de su rival les hizo daño. Con un parcial 9-0, el Obradoiro logró doblar al Betis en el electrónico (16-8, min.6). El técnico visitante, Alejandro Martínez, pidió tiempo muerto y su equipo solventó sus problemas ofensivos, lo que no impidió que su rival mantuviese su cómoda preeminencia, que logró aumentar en el puesta en marcha del segundo cuarto, de nuevo gracias a su excelente trabajo defensivo (36-23, min.12).

El preparador del Betis paró la avalancha con otro tiempo muerto que de nuevo oxigenó a los suyos, pues con un parcial 0-5 lograron acercarse en el señalador. Pero fue un espejismo. El Obradoiro, espoleado por su afición, subió su intensidad y con eso le bastó para romper el duelo (51-35, alivio).

Tras el paso por los vestuarios, el Betis mejoró en defensa y al Obradoiro ya le costó mucho más encestar. Aún así, logró entrar en el último y central cuarto con una preeminencia de 13 puntos que le daba mucha tranquilidad (68-53). Pero con todo perdido, los sevillanos le enseñaron los dientes al equipo de Fernández con un parcial 4-8 de salida. El Betis, casi sin darse cuenta, se había metido en el partido a equivocación de poco más de cuatro minutos (74-64). Entonces, O Sar apretó y Pustoviy y McConnell -36 puntos entre uno y otro al finalizar el choque- salieron al rescate de un Obradoiro que sentenció la “final” por la permanencia con un sólido 11-1 en tres minutos.