El Baskonia recibe al Unicaja este domingo (dieciocho y treinta horas) en un duelo trascendental para los dos en el momento de buscar un billete entre los 4 primeros puestos y asegurar el factor cancha en la primera eliminatoria por el título. La tarde va a iniciar con un subidón de adrenalina y añoranza para los espectadores del Buesa Arena que verán sobre la cancha a una parte esencial de la historia del club.

Ya antes del partido se marcha a rendir homenaje a gran parte de la plantilla que firmó el histórico doblete, de Liga ACB y Copa del Rey, en la época dos mil uno-dos. Han pasado quince años y el club blaugrana pretende que este emotivo homenaje pueda servir de punto de inicio desde el que acometer el camino para la conquista del cuarto entorchado liguero. El fin de semana ha estado lleno de actos con ocasión de su presencia nuevamente en Vitoria. Los miembros de aquella plantilla pudieron regresar a recorrer las tripas del Buesa Arena en una visita guiada para conocer en primera persona de qué forma ha crecido el vetusto pabellón que en sus tiempos solo contaba con nueve mil setecientos espectadores, en frente de los quince.500 actuales.

Tras esa visita pudieron compartir recuerdos y batallas en un animado coloquio con los seguidores más fanáticos que se concentraron en el Palacio Europa. En la tarde del domingo nuevamente pisarán la cancha del Buesa Arena mitos baskonistas con Elmer Bennet, Luis Scola, Andrés Nocioni, Chris Corchiani, Sergi Vidal, Hugo Sconochini, Christos Harisis y Edu Hernández. Van a estar asimismo otros miembros del cuerpo técnico de aquel año como el entrenador Oskar Bilbao, que todavía prosigue en nuestros días, el médico Alberto Fernández y Félix Fernández, que ese año ejercitó de encargado del equipo.


La celebración no ha podido ser completa al faltar ciertos elementos esenciales como el técnico que actuó el milagro, Dusko Ivanovic, inmerso en las eliminatorias por el título con su actual equipo, el Khimki, Fabricio Oberto que este domingo festeja la comunión de su hija y Dejan Tomasevic y Laurent Foirest, que no podrán presentarse en Vitoria.

Esa temporada el conjunto vitoriano dio el zarpazo terminante que le instaló en la elite del baloncesto de España al conseguir su primer título liguero y incorporar además de esto la tercera Copa del Rey, de la doce que ha ganado. Transformó además de esto el Buesa Arena en un fortín inconquistable en el que pudo festejar los 2 títulos frente al desvarío de su afición.

El año fue redondo para un Baskonia que comenzó a conocer el exigente procedimiento de trabajo de Dusko Ivanovic, mas retribuido con los triunfos sobre la cancha. Venía el Baskonia la época precedente de caer con la potente Kinder Bolonia en la final de la Euroliga, en el año en el que hubo 2 máximas competiciones europeas. Supo rehacerse con una mezcla de veteranía de hombres básicos como Elmer Bennet, Chris Corchiani o bien Hugo Sconochini, al lado de la madurez de impresionantes postes como Oberto y Tomasevic y el potencia de unos imberbes Sergi Vidal, Andrés Nocioni o bien Luis Scola, que estaban comenzando a deslumbrar en lo que ha sido una deslumbrante trayectoria profesional. Bajo el puño de hierro del sargento Ivanovic, consiguieron superar en la final de Copa al Barna y lo mismo hicieron en la enorme final liguera al deshacerse del Unicaja de Málaga.

Trascurridos quince años desde aquella gesta las vidas de los héroes han girando cara otros frentes. No sucede de esta manera en los casos de Nocioni, Scola o bien Vidal que todavía prosiguen en activo, si bien el Chapu apura sus últimos partidos como profesional. Sconochini prosigue ligado al baloncesto como comentarista en Italia. Fabricio Oberto ha organizado una transmisora en Argentina en la que se centra en su pasión por el baloncesto y la música. Elmer Bennet estuvo vinculado al baloncesto como adiestrador asistente y Corchiani trabaja en cuestiones financieras en E.U.. Laurent Foirest dirige un club modesto del baloncesto galo, mientras que Edu Hernández está al frente de un negocio de autocaravanas.

Exactamente ese Unicaja que encumbró a los héroes blaugranas es el contrincante esta tarde y los vitorianos aguardan recobrar a Shane Larkin y Chase Budinger que se perdieron la última cita en Tenerife. Se optó en los dos casos por la cautela frente al golpe y la cadera, respectivamente que padecieron en un adiestramiento los 2 estadounidenses. Se espera que los dos sean de la partida y con su juego y puntos se sumen al entorno festivo de esta tarde en el coliseo blaugrana.