Los seguidores del Paok Salónica y del AEK Atenas han protagonizado duros incidentes entre ellos y con la policía griega ayer del partido de la final de la Copa Griega.