El keniata Eliud Kipchoge corrió este sábado en el circuito de Monza el maratón más veloz de la historia con una marca no homologable de 2h00:25. Se quedó a veintiseis segundos de bajar de las 2 horas el maratón, un reto desarrollado por Nike. Pese a no haberlo conseguido, el vencedor olímpico festejó la gesta y la marca con los que le habían acompañado en esta aventura.