Dani Alves cumple 34 años en una semana donde ha sido protagonista tras su gran actuación contra el Mónaco en el partido de ida de las semifinales de Champions asistiendo por partida doble a Higuaín para encaminar de guisa sobresaliente el pase de la Juventus a la final de la máxima competición europea. 

El brasileño celebró una plazo tan destacada publicando una imagen de la casa en la que se crió en su país procedente, un hogar humilde compuesto por un pequeño sofá y una cama. Alves acompañó la imagen con el ulterior texto: “Aquí comenzó todo hace 34 años. Es un gran orgullo retener que todos los esfuerzos realizados, toda la dedicación y las renuncias me llevaron donde quiero estar y ser capaz de proporcionar una vida digna a mi tribu. Doy gracias a Altísimo por cada año y por cada oportunidad de enseñanza, a toda mi tribu, a todos mis amigos, a todos mis compañeros y a todos aquellos que de alguna guisa son parte de mi vida. Gracias a mi regordeta Joana Sanz por sostener mis enfados de trabajo de algunos días. Gracias también a aquellos que me desacreditan, mientras que pierden el tiempo conmigo, sigo trabajando para hacer que las cosas sucedan. Aprovecho esta imagen honesta sin querer pecar de humilde, porque estas son las actitudes que conducen a ser humilde y no las palabras, me siento muy orgulloso, y quiero animar a los jóvenes a no renunciar a sus sueños, a motivarles en pesquisa de su regalo y entregarse toda su fuerza, su enfoque y su fe en la realización de los mismos. La vida es igual para todos, algunos dedican su tiempo a contender por lo que quieren y que otros se quejan de lo que hacen… esa es la única diferencia entre unas y otras personas y siempre se puede nominar lo que uno quiere”.