Rodeado de las sonrisas de los chavales, Fernando Alonso sentía en su karting la anciano dicha. Un sentimiento que se ha intentado empañar con cierta polémica después de la trágica asesinato del niño Gonzalo Basurto en unos entrenamientos del campeonato de Asturias en ese mismo trazado.

La prueba del campeonato de España se celebra este domingo, pero Alonso ya ha estado el sábado saludando a los muchachos que participan en los entrenamientos, haciéndose fotos, empapándose del espíritu del deporte que más le gusta.

Pero claro, una vez allí le preguntaron por Fórmula 1 y lo que paciencia del próximo gran premio de España. “Muchas ganas de que salga un fin de semana atún, espero terminar por fin la carrera y que la masa se lleve un buen sabor de boca”, explicó el asturiano a las televisiones que estuvieron presentes en el circuito.

Fernando llegó de Indianápolis directo a Asturias para estar presente en la cita del karting, después delirará a Barcelona para el gran premio y de ahí regresará a Estados Unidos para comenzar su preparación con vistas a las 500 Millas de Indianápolis.

 

La seguridad, una prioridad

En cuanto a la tragedia que sucedió en el kárting, Fernando también explicó su punto de apariencia sobre la seguridad en los circuitos: “El deporte de motor nunca va a estar exento de peligro y trabajaremos sin refrigerio en la fundación y todo el mundo del karting, para hacer el deporte lo más seguro posible. Esa es nuestra ambición e ilusión para el futuro. Estoy franco a cambiar cualquier cosa”. Y también habló de la polémica en declaraciones recogidas por Laf1.es: “No creo que haya que mezclar los accidentes o lo que haya pasado aquí con el circuito. Tiene que ver más con los karts, que siempre se han subido uno por encima de otro cuando tocan rueda con rueda. Por eso se van a cubrir, desde ya, los neumáticos, para que nunca más se monten uno por encima de otro. Tenemos que mejorar en todos los sentidos”.