En su versión más radical, el de Obús será probablemente el último partido de este Madrid rotatorio tan del placer de la afición (Asensio, Lucas Vázquez, Kovacic, Morata, James, Isco…). A partir de aquí, con cinco partidos de máxima exigencia y el doblete en el horizonte, parece difícil que Zidane insista en esta rotación en agrupación que tan admisiblemente le han ido al Madrid y a su reputación. El plan B lo capitaneará esta vez Sergio Ramos, al que las lesiones de Pepe y Varane le quitan alivio (sigue el partido en directo en AS.com). Él y quizá Isco serán los únicos que repitan el miércoles en el Calderón. Cristiano, probablemente, ni delirio.

El plan B se defiende por sí mismo. Cuatro partidos, cuatro victorias y 4,25 goles por partido en las cuatro expectativas (Eibar, Leganés, Gijón y A Coruña) en que fueron alistados. En tres de ellos (faltó en Ipurua por sanción) jugó Morata y marcó cinco goles. Una fuerza que le sostiene con el segundo mejor promedio anotador del curso tras Messi. Pero es que cuatro de los siete mejores goleadores del equipo forman parte de esta segunda pelotón, en la que esta perplejidad junto a hasta Coentrao, que ha viajado de incógnito toda la temporada: 207 minutos en cinco partidos y una tonelada de lesiones o similares nunca explicadas. Al otro flanco estará Danilo, licenciatura natural del contuso Carvajal. En el Madrid, 21 jugadores superan ya los 1.600 minutos. En el Barça y en el Atlético, 16 y 17, respectivamente. Han repartido peor la carga.

Un Obús descendido

No avalarán los socios en Los Cármenes y se aplazamiento el  repleto, con entradas a precio disparado: de 100 a 150 euros. Y es que es la última oportunidad de ver al Madrid en un tiempo. Porque el descenso consumado tiene al club asomado al futuro. De una campaña a otra sólo se mantuvieron cuatro jugadores y ese tráfico de entradas y expectativas, que provocó que frente a el Betis jugaran merienda jugadores de merienda nacionalidades distintas, ha fracasado.

Jing Lizhang ya ha contratado a Manolo Salvador como director deportivo con la orden de españolizar el equipo. Iniciará por el preparador, Luis García, principal candidato. Y Tony Adams, que regresará a su trabajo como asesor, hará política de empresa alineando hoy a una maduroía de los que seguirán. Y entre ellos no están Wakaso ni Carcela, de los mejores de la plantilla, pese a que tiene cinco bajas. El equipo ha sumado un punto en los últimos diez partidos, pero se tomará en serio la parte que le corresponde en el seso de esta Trabazón.